El Superclásico entre River y Boca se fue en tablas

El partido más importante del fútbol argentino terminó 0-0 en el Monumental de Núñez.

River y Boca se vieron las caras en un duelo interzonal del Torneo de Primera División del fútbol argentino. / EFE

Boca Juniors soportó el aluvión ofensivo de River Plate y rescató un gris empate sin goles, en un superclásico argentino intenso pero sin luces el domingo, ante unas 60.000 personas, en el estadio Monumental, por la sexta fecha del torneo de primera división.

En el partido interzonal del torneo Transición, los 'Millonarios' atacaron en su cancha sin pausa, a puro vértigo, y estuvieron más cerca de quebrar el cero, sin público visitante por la prohibición antiviolencia.

A diez minutos del final, el arquero boquense Agustín Orión tapó junto a un poste un remate a quemarropa con destino a la red del uruguayo Rodrigo Mora, el delantero de mayor claridad y profundidad del encuentro.

Se medían el último campeón de la primera división, Boca, con el vigente ganador de la Copa Libertadores, River, en un marco histórico. Y es que por primera vez en el país, una dama, la locutora Marcela Baños, fue 'la voz del estadio' que presenta las formaciones, en homenaje al Día Internacional de la Mujer el próximo 8 de marzo.

El espectáculo deportivo que hay que ver antes de morir, según el periódico inglés The Observer, fue otra vez un duro lance. Se disputó, como siempre, con el 'cuchillo entre los dientes', según la ilustrativa imagen que usa el argentino DT de Atlético de Madrid, Diego 'Cholo' Simeone. Al menos no hubo violencia extrema ni escándalo como en el amistoso de la última Copa de Verano, con cinco expulsados y una gresca descomunal de los jugadores dentro del campo.

Fue la escuadra de la banda roja la que tuvo momentos de emoción con el grito de gol ahogado en la garganta. Un centro del habilidoso Ignacio Fernández dejó a Gabriel Mercado sólo en el área chica pero falló su remate.

El defensa boquense Daniel 'Cata' Díaz estorbó a Leo Ponzio para impedirle el gol en otra profunda entrada. El goleador uruguayo Rodrigo Mora, quien desequilibraba con su endiablada gambeta, estrelló un tiro en el poste. Fueron momentos de zozobra para el arquero Agustín Orión.

El arquero riverplatense Marcelo Barovero sufrió menos. Pero en un contragolpe, los zagueros Jonatan Maidana y Emanuel Mammana jugaron a destiempo la 'ley del offside' y Sebastián Palacios la tiró por arriba del travesaño.

El encuentro fue también un lance personal de planteos tácticos entre dos ídolos de cada hinchada, el DT de River Marcelo 'Muñeco' Gallardo y el de Boca, Guillermo Barros Schelotto.

Se jugó con el nervio y el vértigo de un choque que nadie quería perder. Lo que imperó fue un ritmo enloquecedor, a pura velocidad, apenas contenida con la fuerte presión sobre quien tuviera la pelota. El talentoso volante uruguayo Nicolás Lodeiro no podía zafar de la marcación de su cancerbero Nicolás Domingo.

Carlos Tevez, idolatrado por los hinchas boquenses, fue otra vez una sombra, muy lejos del arco, sin hallar un compañero ideal de juego. Fue el corolario de una semana difícil para 'El Apache' por aparecer en una fotografía en redes sociales cuando compartía un brindis con jefes 'barrabravas' y que se pusiera en duda su continuidad en el club después de junio.

River inclinó la cancha hacia el arco de Orión y fue por momentos una tromba, pero sin orden, sin pausa y sin un creativo que iluminara el ataque.

Con este resultado, River es octavo con ocho unidades en el Grupo 1, en tanto que los 'Xeneizes' también se mantienen en mitad de la tabla, sextos con ocho puntos en el Grupo 2, aunque aún quedan otros encuentros para completar la jornada.

Temas relacionados