El 'Timao', campeón mundial

El Corinthians brasileño se proclamó ayer campeón del Mundial de Clubes de la FIFA, sucediendo al Barcelona, tras ganarle 1-0 al Chelsea inglés, en un encuentro muy igualado y emocionante en el que un solitario tanto del peruano Paolo Guerrero hundió a un conjunto europeo sin suerte.

El peruano Paolo Guerrero anotó el gol de la victoria de Corinthians sobre el Chelsea, en el Mundial de Clubes.  /EFE
El peruano Paolo Guerrero anotó el gol de la victoria de Corinthians sobre el Chelsea, en el Mundial de Clubes. /EFE

El respetuoso y silencioso público que habitualmente llena las gradas del estadio nipón dio paso a los ensordecedores cánticos de la ‘torcida’ paulista, que en ningún momento dejó de animar a su equipo, creando un ambiente digno de una final.

La mayoría abrumadora de aficionados brasileños en el campo dio al Corinthians la sensación de jugar en casa.

El técnico español del Chelsea, Rafa Benítez, dio la sorpresa alineando al veterano Frank Lampard, recién salido de una lesión, en el centro del campo junto al brasileño Ramires, y ambos no tardaron en cogerle el pulso al partido y comenzar a mover al ‘Timao’.

En un tiro de esquina, el central Gary Cahill estuvo a punto de inaugurar el marcador con un testarazo que a punto sorprendió al arquero Cassio y borró el nervio inicial paulista.

Con los minutos, el Corinthians volvió a apretar y contó con dos buenos contragolpes del rápido Emerson que neutralizó David Luiz.

Los brasileños confiaban sus opciones a los contragolpes de la peligrosa dupla formada por Emerson y Guerrero, mientras que el Chelsea explotaba sus bandas e intentaba combinaciones imposibles entre Torres, Mata y el habilidoso Hazard, que junto a Cole fue un puñal por la izquierda.

A una buena ocasión del nigeriano Moses, algo lento, respondió en el minuto 35 el peruano Guerrero que, en apenas un palmo de terreno, tuvo tiempo para controlar en el área, darse la vuelta y realizar un disparo que, en semifallo, cayó en los pies de Emerson, que reventó al poste.

El encuentro se tornó vertiginoso con ocasiones en ambas porterías. Tres de ellas muy claras para el Chelsea, una a cargo de Torres tras realizar un control acrobático en carrera, una parada imposible de Cassio tras tiro colocado de Moses y un misil de Mata desde la frontal bloqueado por el seguro guardameta.

Corinthians no solo llegaba vivo al final de la primera parte, sino que logró romper el encuentro y darles a los minutos finales un ritmo de infarto.

La reanudación siguió la tónica del primer tiempo, dando paso a un partido emocionante, físico, sin un dominador claro, con ambos conjuntos al límite en una final abierta.

En el minuto 69, en el enésimo intento de los brasileños, Danilo recortó con clase en el área y su disparo se envenenó y cayó en la cabeza de Guerrero, que remachó a la red sin oposición, ante el delirio de los hinchas paulistas.

Tras el gol, el Corinthians se encerró en su área para intentar aguantar el marcador. El Chelsea apretó con fuerza y Torres tuvo el empate, en un remate a bocajarro que enmudeció al estadio y milagrosamente detuvo Cassio cuando ya se cantaba el gol.

Con los nervios a flor de piel, Cahill fue expulsado en el último minuto con roja directa tras una fea entrada. Ya cumplido el tiempo, el juez de línea acertó al anular un tanto de cabeza a Torres, en la última ocasión antes de que el árbitro pitara el final y el ‘Timao’ comenzara su particular fiesta en el césped.

Con la victoria, Corinthians se convierte en el mejor equipo del mundo y alza su segundo título del Mundial de Clubes, tras el logrado en Brasil en el año 2000, cuando el colombiano Freddy Rincón era el capitán, igualando al Barcelona como equipo más laureado de la competición.

El Chelsea, por su parte, fue incapaz de terminar con la maldición brasileña en este campeonato, en el que ningún equipo inglés ha podido ganar nunca a uno brasileño. Los paulistas además rompen la hegemonía europea en este torneo, que en las últimas cinco ocasiones había sido dominado por un conjunto del Viejo Continente.