El veto de la selección de Argentina a la prensa no es nuevo

En el Mundial de 1998, los jugadores del combinado albiceleste decidieron cambiar el método de atención a los periodistas.

Los jugadores de la selección de Argentina durante la rueda de prensa después del partido contra Colombia. Foto: EFE

“Hemos tomado la decisión de no hablar más con la prensa. Obviamente ustedes saben por qué. Hubo muchas acusaciones, muchas faltas de respeto. Las acusaciones que hicieron contra el 'Pocho' (Lavezzi, de fumar marihuana) son muy graves”, dijo Messi, en la rueda de prensa después del encuentro contra Colombia en la que estuvo rodeado por todo el plantel de 26 futbolistas, en la ciudad de San Juan. Fue una declaración que dejó fríos a los periodistas, una decisión que no se esperaba, pero no es la primera vez que el seleccionado albiceleste veta a la prensa. En el Mundial de Francia 1998, los jugadores tomaron una resolución similar: anunciaron que, hasta el cierre del torneo, solo hablarían con la prensa todos juntos, pero que no darían charlas individuales.

En aquella ocasión, los jugadores aducieron versiones infundadas sobre peleas y casos de doping. Se había señalado, de hecho, que Juan Sebastián Verón había dado positivo en un control antidoping realizado en Buenos Aires en la previa del torneo, pero por pedido del cuerpo técnico el jugador terminó viajando a la Copa del Mundo. Esa declaración fue desmentida por el plantel y el cuerpo técnico, pero que más tarde reconoció la AFA, sin aclarar la sustancia.

Figuras de aquella época como Diego Simeone y Gabriel Batistuta tomaron el micrófono en una rueda de prensa anterior al inicio del Mundial de Francia 98 y comunicaron: “hemos decidido cambiar el método de atención al periodismo. Para que haya más transparencia en las preguntas y en las respuestas, y que no dejen lugar a dudas”, dijo Simeone.

Queremos señalarles que algunos casos nos provocan preocupación, porque atacan a la moral de las personas hablar mal de un compañero, casos de doping o imposibilidad física para jugar. Y en otros, nos causan gracia las peleas internas. Porque tenemos muy en claro que para alcanzar el éxito no hay otra forma de lograrlo que estando unidos y nosotros lo estamos, no tengan dudas”, leyó el mediocampista, quien cerró la lectura del comunicado indicando: “Por favor no jueguen con las personas por una necesidad de llenar espacios, porque además del daño que ocasionan al jugador y a sus familias, perjudican la imagen de un país”.

Batistuta también tomó la palabra y respaldó lo leído por Simeone: “Estando así podemos evitar el problema que surgió el otro día cuando un periodista le comentó al ‘Cholo’ algo que yo nunca dije”. Y justificó que la medida era correcta cuando otro hombre de prensa le señaló que no debían castigar a todos los medios por el mal accionar de algunos: “Yo no puedo jugar con vos porque vos me tiras una bomba y si yo te la desmiento vos escribís una semana, y eso les conviene a ustedes”.