Embarradas en final de la Copa América convierten en tendencia en redes al árbitro de Argentina-Chile

El brasilero Héber Lopes fue elegido para impartir justicia en el partido que definiría al campeón centenario. Esta decisión fue aplaudida por todos, pero todo indicó que el colegiado no estuvo a la altura de este reto.

Cada acción del partido era protestada de forma airada por cada uno de los jugadores. / EFE

En cualquier partido de fútbol en el mundo los protagonistas son en orden de importancia: los 22 inicialistas, los jugadores que esperan en la banca ser tenidos en cuenta, cada uno de los entrenadores, los cuerpos técnicos en caso de cualquier eventualidad, y por último, la terna arbitral del compromiso. Que por estos tiempos, dependiendo del torneo, pueden ser cuatro o seis.

En esta Copa América Centenario, disputada en territorio estadounidense, se presentaron tres episodios en donde el orden de importancia cambió. El primer caso fue en la segunda jornada del Grupo D en el partido entre Chile y Bolivia. Los australes empataban 1-1 e iban con todo por la victoria, pues no podían permitirse llegar a la última fecha con tan sólo un punto después de la derrota contra Argentina. Fue entonces, que el estadounidense Jair Marrufo apareció en el encuentro, trascurrían los minutos de reposición y tras una acción fortuita en donde el balón toca de manera intencional el brazo del defensor boliviano, decide pitar penal y así otorgarle a la Roja la oportunidad de anotar en las posteridades del encuentro, el cual concluyó 2-1 en contra de Bolivia que quedaba eliminado del certamen y ocasionaba hasta el disgusto del presidente Evo Morales quien se despachaba con todo hacia el norteamericano.

 

El segundo acontecimiento ocurrió en la última fecha de la fase de grupos durante el partido de Perú y Brasil. Los pentacampeones del mundo quedaban eliminados por primera vez en la historia de una Copa América luego de que el árbitro uruguayo Andrés Cunha convalidara un gol con la mano protagonizado por el delantero Raúl Ruidíaz. El peruano declaraba inmediatamente finalizó el encuentro que el balón le tocaba en el muslo, sin embargo, luego de la eliminación de su selección frente a Colombia y ya en territorio inca, se sinceraba ante los micrófonos y aceptaba que la anotación la había hecho con la mano y que en su momento no lo dijo así pues temía una sanción. (Ver también: Ruidíaz admite que el gol con el que eliminó a Brasil fue con la mano).

Lastimosamente para el certamen, el otro escenario se vivió en la final del torneo. Esta vez el protagonista iba a ser el brasilero de 44 años Héber Lopes. Le bastó un nefasto arbitraje de 45 minutos en donde expulsó mal al chileno Marcelo Díaz y por compensación al argentino Marcos Rojo, para ser el hombre más hablado en las redes sociales. Incluso por encima de figuras como Lionel Messi y Arturo Vidal. Así es el fútbol, en un abrir y cerrar de ojos el orden de las cosas se cambian y sus aficionados son los primeros que están ahí para hacérselo saber a todos.