Empresario colombiano se declara culpable en el FIFAGate

Se trata de Miguel Trujillo, quien acordó pagar una multa de 495.000 dólares.

El colombiano Miguel Trujillo se declaró culpable por lavado de dinero y fraude. / EFE

El empresario colombiano Miguel Trujillo, procesado por el caso FIFA, se declaró este martes culpable en un tribunal de Nueva York de lavado de dinero y fraude, y acordó pagar una multa de 495.000 dólares, informó la Fiscalía.

Frente al juez Raymond J. Dearie, el acusado se declaró este martes culpable de un cargo de conspiración para lavar dinero y de otros dos cargos de fraude relacionados con su participación en "múltiples esquemas" para sobornar a funcionarios de la FIFA, máximo órgano de dirección del fútbol mundial.

Trujillo también admitió haber presentado una declaración de impuestos falsa y acordó pagar una multa de 495.000 dólares, indicó en un comunicado la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York.

El procesado, de 65 años, ciudadano de Colombia y residente en EEUU, ofrecía servicios de consultoría desde Florida y, como agente oficial de partidos de la FIFA, se encargaba de negociar y organizar competiciones deportivas entre las asociaciones que forman parte de la federación internacional de fútbol.

Desde 2008 y en repetidas ocasiones a lo largo del tiempo, el acusado pagó "cientos de miles de dólares en sobornos" a altos cargos de la FIFA, la Confederación Centroamericana de Fútbol (Concacaf) y cuatro federaciones de fútbol de Centroamérica y del Caribe, sostiene la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York.

Los sobornos supuestamente se pagaron a cambio de favores relacionados con contratos de medios de comunicación y publicidad, así como la celebración de partidos amistosos internacionales.

La declaración de culpabilidad de Trujillo forma parte de la macroinvestigación del Departamento de Justicia de EEUU contra el máximo organismo del fútbol mundial.

El número total de individuos y entidades acusadas en el caso FIFA, conocido como 'FIFAgate', asciende a más de cuarenta, de los que una decena se ha declarado ya culpable y podría actuar como testigos contra otros acusados, entre los que se incluyen algunos de los más poderosos directivos del fútbol.