"Ese abrazo con Messi fue mi mundo", joven que saltó al campo en Houston

Michael Soto, californiano de 16 años, cumplió su sueño de estar cerca del rosarino, su ídolo. Pasó la noche en prisión.

Michael Soto se arrodilló ante Lionel Messi cuando lo vio. Foto: AFP

Abrazar a Messi no tiene precio. Pagar un tiquete de 300 dólares desde California hasta Houston, 100 dólares para quedarse en el Holiday In y otros 100 dólares para ingresar al partido entre Argentina y Estados Unidos, pasa a un segundo plano cuando quieres ver de cerca a tu ídolo. No hay nada que pueda comprar ese sentimiento y eso le sucedió a Michael Soto el martes en la noche en el primer partido de semifinales de la Copa América Centenario.

El californiano de 16 años cumplió su sueño en el NRG Stadium. Y no solo fue ver a Messi desde la tribuna. No. Soto saltó al campo y se abrazó con el 10 del seleccionado albiceleste. Todo estaba premeditado, “va a ser en el segundo tiempo. Ahí es cuando todos van a bajar”, escribió el joven en su cuenta de Twitter previo al partido en Houston.

"Le dije a mi papá q iba al baño y ahí me metí al campo y saludé a Messi", dijo el joven en diálogo al programa radial de Buenos Aires, La Once Diez. Haber burlado a la seguridad del estadio le costó pasar una noche en un calabozo de Texas a Michael Soto, pero para él eso no importó. Ese abrazo y el autógrafo de Messi significaban todo para él y estaba dispuesto a pagar cualquier precio por lograrlos. "Ese abrazo fue mi mundo", le dijo Michael al medio argentino Olé.

Nacido en los Estados Unidos pero de ascendencia latinoamericana, Michael es amante del fútbol. Su equipo favorito es el Barcelona. Actualmente juega en el Emescal Canyon Soccer School y sigue de cerca los pasos del mejor jugador del mundo, Lionel Messi. Tanto lo idolatra que su familia le enmarcó una camiseta del Barcelona firmada por Leo para regalársela como obsequio de cumpleaños. El martes en la noche cumplió su sueño y tuvo de cerca al rosarino.