Estados Unidos, tricampeón mundial femenino

El conjunto norteamericano venció a Japón y se coronó campeón en el Mundial que se disputó en Canadá.

Estados Unidos se consagró tricampeón mundial femenino. El equipo norteamericano volvió alzar una copa del mundo tras 16 años de sequía. Foto: AFP

El fútbol siempre da revanchas y este domingo se la dio a Estados Unidos. Hace cuatro años en Alemania, las norteamericanas veían cómo el Mundial se le escapaba como agua entre los dedos y Japón se coronaba tras la definición desde el punto penal, este domingo la final se repetía en Vancouver, Canadá, pero la historia iba a ser diferente el equipo americano, que cabalgó durante todo el campeonato venció a la selección nipona 5-2 y logró el tricampeonato femenino.  

Con jugadoras como Hope Solo, Carli Lloyd, Alex Morgan, Abby Wambach, el seleccionado norteamericano volvió a la gloria después de 16 años y tres Mundiales de decepciones, el equipo volvió a tocar el cielo con las manos en Vancouver. Aunque vienen de dominar en los Olímpicos, las últimas tres ediciones del torneo habían sido una amargura. Dos derrotas en semifinales y perder contra Japón en el último juego de 2011 este domingo fueron dejados atrás al levantar la copa ante un estadio que a unísono gritaba USA, USA...  

Este ánimo en el BC Place, fue fundamental para que las estadounidenses saltaron con determinación al césped y sin mayores complicaciones a los 16 minutos ya ganaban por 4-0. La capitana Carli Lloyd fue determinante en la goleada, en cinco minutos ya había marcado dos goles, ambos tras pelotas quietas: al minuto tres después de un tiro de esquina cobrado por Megan Rapinoe y el segundo tras una falta cobrada por Lauren Holiday.

La defensa nipona quedó profundamente tocada y Holiday aumentó la ventaja al minuto 14 con una potente volea tras un mal despeje japonés y Lloyd volvió a golpear de manera espectacular. Al minuto 16 recuperó un balón en su campo y al pisar la línea de medio vio que la portera estaba adelantada y remató. Ayumi Kaihori corrió desesperadamente pero sólo rozó al balón en su trayectoria a la red.

Un segundo de relajación dejó la marca de imbatibilidad mundialista de Hope Solo en 540 minutos, la segunda mejor de la historia del torneo. La culpable, Yuki Ogimi que ganó la posición a Johnston en el área a los 27 para descontar y comenzando el segundo tiempo el juego se equilibró. Japón logró reducir distancias en un tiro libre que Johnston cabeceó a su propia portería.

Pero poco duró la alegría porque en la siguiente jugada Tobin Heath repuso los tres de ventaja. Las Nadeshiko apretaron en el tramo final pero ahí apareció Solo para evitar sustos y confirmar al equipo en el primer cajón del podio 16 años después.