Análisis: El 'grupo de la muerte' fue naranja

Agarrados a una nueva versión de la 'naranja mecánica', el equipo de Marco van Basten fue el gran dominador en el denominado 'grupo de la muerte', donde Italia fue fiel a sus principios del resultadismo por bandera; Francia apunta a un cambio generacional y Rumanía fue el equipo del "lo que pudo haber sido y no fue".

Los holandeses han arrasado. Nueve puntos y nueve goles en tres partidos. Estuvieron en el centro de la diana de italianos y franceses, cuando se les miró con lupa su actuación ante Rumanía, y hasta sus suplentes demostraron estar a otro nivel.

Dice Van Basten que el 'fútbol total', ese invento creado por Rinus Michels, ha muerto, que 'la naranja mecánica' es algo del pasado, pero visto cómo ha jugado su equipo, la nueva versión holandesa está en camino.

Ha jugado Holanda con desparpajo. No es un fútbol en el que todos juegan de todos, como aquel equipo de Michels de 74, es un equipo diseñado para los nuevos tiempos. Su defensa no se complica y desde el carril izquierdo, Van Bronckhorst, ha demostrado vivir una segunda juventud.

En la medular Orlando Engelaar le ha dado equilibrio y delante, su potencial es espectacular: Sneijder, van der Vaart, Kuyt, Robben, van Persie y van Nistelrooy; seis jugadores fuera de serie para cuatro puestos.

Su fútbol ante Italia (3-0) y Francia (4-1) fue demoledor, frente a Rumanía (2-0), tapó bocas, porque sus suplentes fueron capaces de ganar a los de Víctor Piturca, algo que ni 'azurri' ni 'bleus' habían conseguido.

Visto el fútbol de Holanda, quedó claro que los otros tres equipos del grupo se disputarían la segunda plaza. A la última jornada, llegaron los rumanos (2 puntos) con ventaja por delante de Italia y Francia (1).

Una victoria de Rumanía frente a Holanda, que no se jugaba nada, daba paso a los de Piturca, pero los 'oranje' ganaron, como también Italia en su partido ante Francia (2-0).

Los de Roberto Donadoni siembran muchas dudas en su juego, pero a la hora de la verdad están en el momento preciso para dar la estocada.

Después del 3-0 frente a Holanda en el arranque, después de que Adrian Mutu perdonara la posibilidad de sentenciar a los italianos (falló un penalti a poco del final en un encuentro que acabó en empate), Italia llegó a la hora de la verdad para sentenciar.

Ese es el estilo del campeón del Mundo. Si otros equipos se aferran al "jugamos como nunca, perdimos como siempre", los italianos se agarran a su resultadismo.

Fallaron ante Holanda y ante Rumanía, pero ganaron a Francia, con una enorme dosis de suerte. A los 8 minutos se lesionó Ribery y antes de la media hora ganaban 1-0 y jugaban contra 10. Después Huntelaar les ayudó desde Berna.

Donadoni ha tenido problemas hasta encontrar una defensa fiable. No funcionaron ni Materazzi ni Barzagli en el eje, por lo que Panucci se hizo con un puesto junto con Chiellini.

En la media, Pirlo es insustituible, también Gattuso y de Rossi demostró su nivel en el último partido, pero Donadoni deberá buscar soluciones, porque ni Pirlo ni Gattuso jugarán contra España.

Delante Luca Toni ha sido incisivo, forzó el penalti del 1-0 ante Francia, pero se ha cansado de fallar goles. El resto de acompañantes: Cassano, Di Natale, Del Piero... no han tenido el papel esperado.

Francia ha sido la gran decepción. Raymond Domenech se equivocó al no iniciar la transición en el equipo, del gran conjunto campeón Mundial y Europeo, e ir dando entrada progresivamente a sus jóvenes valores.

Tiene Francia una prometedora quinta de futbolistas. Con Ribéry al frente, el único que queda como puente entre los veteranos y los jóvenes; el resto apunta alto: Benzema, Gomis, Nasry..., pero apenas han contado.

Por eso se impone un cambio de ciclo, seguramente con un nuevo entrenador que dé paso a una transición suave, porque Francia tiene futbolistas para volver a lo más alto.

Rumanía fue un equipo fiable, pero que falló cuando llegó el momento de la verdad. Empezó con un empate sin goles ante Francia, pero tuvo con el agua al cuello a Italia y perdonó. El error de Mutu, que falló un penalti a poco del final, fue determinante. Después contra una Holanda plagada de suplentes, desaprovecharon su oportunidad.

Temas relacionados