Podolski, el verdugo de su país