La extradición de Alejandro Burzaco podría resolverse en dos meses

El argentino es requerido por la justicia de los Estados Unidos por su supuesta participación en un esquema de sobornos para ganar contratos de derechos de transmisión de partidos de fútbol. Su abogado asegura que la extradición depende de la burocracia de la justicia italiana.

Alejandro Burzaco/ AFP

Durante dos semanas, el destino de Alejandro Burzaco, expresidente de la empresa Torneos y Competencias, fue un misterio que acaba de resolver el diario Clarín de Argentina: en el mismo hotel en el que fueron arrestados siete oficiales de la FIFA el pasado 27 de mayo, estaba también Burzaco. Esa mañana en que entraron las autoridades a las lujosas instalaciones, el empresario argentino había madrugado para desayunar en el restaurante del hotel y fue allí, disfrutando de su comida, cuando notó la presencia del FBI y de la policía suiza. Mientras las autoridades registraban su habitación, que no arrojó pistas sobre su paradero, Burzaco se paró de la mesa y se fue del hotel, como un turista más. A las pocas horas de conocerse el arresto, Burzaco ya había cruzado la frontera y estaba en Italia, país del que también tiene pasaporte.

Fue desde allí que él, quien después sería requerido con circular roja de Interpol, vio como el escándalo de corrupción en la FIFA fue desarrollándose en todo el mundo. El 3 de junio la Interpol emitió la circular en su contra y en contra de cinco hombres más, todos relacionados con la investigación del FBI que dio paso a la crisis más profunda que haya sufrido la FIFA. entre ellos estaba Alejandro Burzaco quien, el pasado martes 9 de junio, se entregó a las autoridades de la ciudad de Bolzano, al norte de Italia. Entre los delitos que se le endilgan está el de "asociación ilícita destinada a cobrar sobornos" para la comercialización y publicidad de los campeonatos de la FIFA. Según la acusación de la justicia de EE.UU., particularmente de la Copa América. Ese mismo martes, al argentino se le concedió el arresto domiciliario y en una casa que alquiló a las afueras de Bolzano espera que se resuelva su extradición.

El Clarín recogió las declaraciones del abogado del expresidente de Torneos y Competencias, quien aseguró que la entrega de su cliente fue una decisión después de analizar todas las alternativas posibles y que la extradición a EEUU se realizará "en aproximadamente dos meses, pero podría demorarse un poco más por la burocracia de la justicia italiana". Burzaco aparece relacionado con la oferta de US $110 millones en sobornos a dirigentes de la FIFA y la Conmebol para asegurar el contrato de la transmisión de la Copa América hasta 2023. En ese presunto soborno estarían involucrados también el dueño de Traffic, José Hawilla; y dos argentinos más que aún siguen huyéndole a la circular roja de la Interpol: Hugo y Mariano Jinkis, de Full Play.

El abogado de Burzaco aseguró que, de realizarse la extradición, su trabajo estará enfocado en que, mientras dure el proceso judicial, su cliente quede en libertad bajo fianza y que de ninguna manera Burzaco actuó como el testaferro de Julio Grondona, como lo han informado diferentes medios de comunicación quienes han señalado que su estrecha relación con el fallecido expresidente de la Asociación del Fútbol Argentino y exdirigente de la FIFA.

Vea el articulo original en el Clarin.