Fabián Vargas no pudo aguantar las lágrimas en su visita a la Bombonera

El volante de la Equidad duró cinco años y obtuvo ocho títulos en el club argentino. Se destacan las dos Sudamericanas que logró en 2004 y 2005, año en el que también consiguió el torneo local.

Vargas es uno de los colombianos con más títulos. / EFE

Quien vive el fútbol con pasión y amor le es imposible describir las sensaciones que este deporte le transmite. Va más allá de planificar un partido, preparar una jugada, asistir a una tribuna, pararse, comerse las uñas, llorar y celebrar. Cuando un jugador permanece varios años en una institución genera identidad y se identifica con el sentimiento de los hinchas.  Eso le pasó al volante bogotano Fabián Vargas este sábado cuando volvió a pisar la mítica Bombonera de Argentina. (Vea está y más noticias deportivas aquí)

El jugador de Equidad, es uno de los más ganadores del fútbol de nuestro país. Sus 15 títulos entre clubes y selección Colombia lo avalan. A Boca Juniors llegó en el 2003 después de una gran Copa Libertadores con el América de Cali. Duró tres años y levantó cinco trofeos con la institución argentina. Se enamoró del club de la ribera.

Después de un breve, pero exitoso paso por el Internacional de Brasil, en donde se coronó en el Mundial de Clubes, volvió a ponerse la azul y oro en 2007. Permaneció dos años y continuó dando vueltas olímpicas. El bogotano ya hizo una relación para toda la vida con uno de los equipos más grandes del mundo.

Por eso este sábado, en la previa del partido por eliminatorias en donde Colombia visitará en San Juan a la Argentina, Vargas aprovechó y visitó la que fue su casa durante varios años. Al entrar a la Bombonera las sensaciones se mezclaron, los recuerdos llegaron a la mente y tras dar el primer paso por el túnel que lleva a los jugadores al terreno de campo, las lágrimas recorrieron todo el rostro del volante de Equidad.

“La verdad son muchos recuerdos los que siento, es muy emocionante estar aquí. Lo que se siente acá es único, es indescriptible, no lo puedo describir con palabras. Sólo los que hemos vivido esto sabemos lo que se siente pasar por acá. La pasión de la gente es algo que se le clava a uno en el corazón y por eso me removió todo”, fueron las palabras de un Fabián Vargas completamente congojado y lleno de sentimientos.

Temas relacionados