Fichajes de última hora en la historia del cierre del mercado de pases

Este miércoles es la fecha límite de cambios en Europa y es una jornada en la que varios clubes europeos han logrado grandes contrataciones pero también algunas se han visto truncadas.

Wayne Roone delantero del Manchester United, llegó en 2004 al equipo de Old Trafford. Foto: AFP

Los 31 de agosto son días de afanes para los equipos europeos que buscan reforzarse para afrontar la temporada. Son complicados. El papeleo, la presión e incluso insistencia de uno que otro futbolista por cambiar de aires hacen que sea una jornada movida dentro de las oficinas de los clubes. Y no es para menos. Un buen refuerzo puede hacer la diferencia entre una campaña inolvidable y una para el olvido. Pero no siempre estos fichajes llegan a darse, a veces por un papel se daña el traspaso de un jugador.

David de Gea y su paso frustrado al Real Madrid

El final del mercado de verano en 2015 fue de infarto. David De Gea-Keylor Navas-Real Madrid-Manchester United que hizo esperar al final por un posible cambio, terminó convirtiéndose en esperpento. Y acabó mal para el portero español que no renovó con el United y quería firmar por el club blanco. De Gea ya estaba en la capital española y esperaba ser presentado al próximo día antes de incorporarse a la concentración de la selección. Pero al final no hubo presentación ni cambio. El club inglés envió a última hora los contratos que tenían que firmar las partes y al Madrid no le dio tiempo a inscribir al portero en la Liga. La LFP no recibió esa documentación. El programa El Larguero de la SER precisó que el United envió la documentación al TMS (sistema informático de transferencias de la FIFA) a las 23.59. La inscripción del Madrid no llegó a la Liga hasta las 00.28.

Ronaldo Nazario llegó al Real Madrid, sobre la hora

En el mercado de verano del 2002 las oficinas del equipo blanco de la capital española estuvieron al límite. Ronaldo Nazario, que recientemente venía de ser campeón del mundo con la selección de Brasil, era la apuesta de Florentino Pérez para armar un ‘Dream Team’. Después de un intenso 31 de agosto, la operación se logró. A las 23.00 horas, una hora antes del cierre del mercado, el Real Madrid tenía los papeles en orden. El propio brasileño llegó a intervenir de forma personal para intentar desbloquear unas negociaciones que estuvieron cerca de romperse entre el Inter y el Madrid. Jorge Valdano, director deportivo del conjunto blanco, estuvo también hasta altas horas de la madrugada intentando cerrar el fichaje.

El paso de última hora de Zlatan Ibrahimovic a la ‘Juve’

En el 2004 la Juventus estaba detrás de uno de un jugador que había mostrado su talento con el Ajax. Estaba despegando pero tenía todo para convertirse en una estrella. Zlatan Ibrahimovic protagonizó uno de los traspasos más comentados del mercado. Hasta altas horas de la noche se confirmó que pasaría del Ajax, club con el que se había dado a conocer, a la Juve por una cifra que llegó a los 16 millones de euros.

Wayne Roone, la joya inglesa pasó al Manchester United

El 2004 fue un mercado de fichajes movido. Además de lo sucedido con Zlatan Ibrahimovic y la Juve, en Inglaterra sir Alex Ferguson tenía los ojos puestos en una joven estrella que recién despuntaba. Se trataba de Wayne Rooney. No tenía más de 17 años cuando con su rapidez y potencia comenzó a deslumbrar. Rápidamente abrió los ojos de los clubes grandes de Inglaterra. El Manchester United hizo todo para hacerlo parte del club. Pagó de 37 millones en el último día de la ventana de traspasos y a última hora, después de extensas negociaciones, el delantero se convirtió en nuevo jugador del Manchester United. Desde entonces, es uno de los grandes ídolos de Old Trafford y de la selección inglesa.

Otamendi y un traspaso de tres equipos

El Valencia se fijó en Otamendi en 2014 y cerró su traspaso con el Porto. Con todos los papeles en orden y todas las cifras aceptadas, el equipo español se dio cuenta al introducir los datos del jugador en el sistema TMS (Transfer Matching System) de la FIFA que era extracomunitario. No podían incorporar a ningún extracomunitario más, por lo que Otamendi tuvo que marcharse cedido al Atlético Mineiro de Brasil durante una temporada para después jugar en el Valencia.