FIFA, feliz con el Metropolitano