FIFA no ignora las denuncias por el derecho laboral catarí

El escándalo se produjo después de conocerse la muerte de 44 nepalíes en medio de las obras de Qatar 2022.

Joseph Blatter, presidente de la FIFA.AFP

“FIFA no puede interferir en el derecho laboral de un país, pero tampoco puede ignorarlo", declaró este viernes en su cuenta de Twitter el presidente del máximo organismo del fútbol mundial, Joseph Blatter, sobre las acusaciones de esclavitud contra Qatar, sede del Mundial 2022.

El máximo responsable de la FIFA publicó ese mensaje tras la reunión del comité ejecutivo del organismo, en la que se discutió sobre las denuncias contra Qatar por las condiciones de trabajo de los inmigrantes en la construcción de infraestructuras relacionadas con el Mundial 2022.

The Guardian informó a finales de la semana pasada la muerte de 44 trabajadores nepalíes, entre el 4 de junio y el 8 de agosto, en obras de infraestructuras para el Mundial Qatar-2022, citando datos de la embajada británica en Doha.

Además del populoso diario británico, varias organizaciones internacionales también denunciaron las condiciones de esclavitud que sufren los inmigrantes en el país del Golfo.

Qatar desmintió con firmeza estas acusaciones. "No hay esclavitud o trabajos forzados en el país", declaró en conferencia de prensa Ali Al Marri, presidente del Comité Nacional de los Derechos Humanos, organismo gubernamental catarí.

"Las informaciones del The Guardian son falsas y las cifras dadas son exageradas", añadió.

Pese a las sucesivas polémicas por la atribución del Mundial 2022 al emirato asiático, rico por sus yacimientos de petróleo y gas, Blatter dejó claro en la conferencia de prensa posterior a la reunión del comité ejecutivo que "el Mundial se jugará en Qatar".

Blatter informó que próximamente viajará al emirato para entrevistarse con el nuevo emir, el jeque Tamim Ben Hamad Al-Thani, que está en el trono desde junio pasado, para hacerle llegar las resoluciones tomadas por el comité ejecutivo de la FIFA.

"Haré una visita de cortesía para confirmarle que el Mundial se jugará en Qatar", declaró Blatter, quien añadió que aprovechará la ocasión para "intercambiar un par de palabras sobre las condiciones de trabajo en ese país".

Interrogado sobre las denuncias de The Guardian, Blatter respondió: "Nos afectan, pero no es una responsabilidad de la FIFA. La responsabilidad incumbe a las leyes laborales, pero también a las empresas que trabajan allá. Hay muchas empresas europeas".
 

Temas relacionados