Las figuras de Nacional que esperan emular a las de 1989

El cuadro antioqueño disputará su tercera final de Copa Libertadores luego de haber sido hasta ahora el mejor del certamen. Los dirigidos por Reinaldo Rueda esperan conseguir el histórico titulo que ya se logró con Francisco Maturana a la cabeza.

Nacional quiere ser el primer equipo colombiano en conseguir dos Libertadores. / El Espectador

Atlético Nacional logró su tercera clasificación en la historia a la final de la Copa Libertadores. El último recuerdo se remonta a la serie que disputó en 1995 ante Gremio de Brasil y que perdió 4-2 en el global. Sin embargo, en 1989 lograría desde la definición de los doce pasos su primer título internacional ante Olimpia de Paraguay.

Aquel equipo consiguió el éxito más importante hasta ahora del club paisa gracias a un gran proceso que comenzó su entrenador Francisco Maturana en 1986. La idea era clara, jugar únicamente con jugadores colombianos y especialmente de Antioquia. Fue así como sobresalieron los nombres de Rene Higuita, Andrés Escobar, Luis Carlos Perea, Leonel Álvarez, Alexis García y John Jairo Tréllez.

Este miércoles, luego de una soberbia Copa Libertadores, Nacional demostró con creces porque es el mejor equipo del certamen y ratificó que no hay ningún otro club que merezca estar en la final. A diferencia de aquella plantilla del 89, la actual plantilla del verde no ha tenido un proceso como de tantos años pero gracias a la gran labor administrativa y la solvencia económica que tiene hoy en día, el objetivo de un torneo internacional ha sido la prioridad desde los últimos tiempos.

Reinaldo Ruda llegó a Nacional a finales del 2015 luego del periodo más exitoso del cuadro antioqueño, pues su antecesor, el hoy técnico de la selección de México, Juan Carlos Osorio le había dejado la vara muy alto después de ganar absolutamente todo a nivel local y convertirse en el entrenador más ganador de la historia del club. Por lo que Rueda espera superar esto con el título internacional que le fue esquivo al pereirano en los tres años que estuvo al mando del equipo.

De la mano de jugadores como el argentino Franco Armani, Davinson Sánchez, Alexis Henríquez, Alexander Mejía, Sebastián Pérez, Marlos Moreno y Miguel Ángel Borja. El entrenador vallecaucano confía en revalidar todo lo hecho hasta ahora con la segunda Copa Libertadores para Atlético Nacional. 

Las figuras de 1989 y del 2016

Arqueros:

Rene Higuita: La consecución de la Copa Libertadores lo posicionó como uno de los mejores porteros que había visto el país. Inició junto a la base campeona en 1986 luego de su paso por Millonarios. Maturana le dio toda la confianza y la libertad para que demostrará todas sus ‘locuras’. De esta manera, fue pieza clave a lo largo de la Copa, tanto así, que en la serie de penales, Higuita atajó cuatro y convirtió uno. 

Franco Armani: El portero argentino llegó a la institución en junio de 2010 pero fue hasta el torneo finalización del 2013 que se afianzó en el arco verde. En la actualidad es considerado uno de los mejores del continente en su puesto. Con 9 títulos en Nacional (junto con Sebastián Pérez) es el jugador con más campeonatos en el club. Su increíble nivel en la presente Libertadores ha sido fundamental para que el verdolaga se encuentre dónde está. Las atajadas en Buenos Aires ante Huracán por los octavos y en Rosario frente a Central en las semifinales, se contaron como victorias.

Defensas:

Andrés Escobar: Con 23 años el central era el complemento perfecto en la defensa verdolaga. Había hecho su debut como profesional dos años atrás y desde ahí se empezaba a perfilar como uno de los mejores en su puesto dentro del país. Titular indiscutido a lo largo de la Copa, ‘El caballero del fútbol’ mostró todas sus cualidades y su jerarquía en la parte de atrás que lo llevaron a ser reconocido en el balompié internacional.

Davinson Sánchez: A sus 20 años será el central que resguardará el arco de Atlético Nacional en su tercera final de la Libertadores. El nacido en Caloto, Cauca, debutó hace dos años con la camiseta verde, desde ese momento se perfiló como uno de los mayores prospectos a tal punto de ya contactar con convocatorias a la selección mayor. Además, el defensor a penas termine su participación en la Copa, se vinculará al Ajax de Holanda, club que compró sus derechos deportivos. 

Volantes:

Leonel Álvarez: El volante de marca arribó en 1987 al cuadro verte proveniente de Independiente Medellín. Su visión de juego, entrega y capacidad de mando, lo llevaron a ser un referente en el medio campo del cuadro campeón. Todos los hinchas aún recuerdan el cobro que le dio el título internacional en el Estadio El Campín aquel 31 de mayo de 1989. 

Alexander Mejía: El barranquillero esperar irse con un título bajo la manga al Club León de México, pues en su segunda experiencia en el exterior espera demostrar toda la calidad futbolista que lo ha llevado a ser el capitán del cuadro paisa y un habitual en las convocatorias de José Pékerman para la selección Colombia. La garra, la capacidad para recuperar y su poder defensivo, son las principales armas del mediocampista de 28 años que llegó en el 2012 a Nacional.

Delanteros:

Albeiro Usuriaga: Toda la hinchada verdolaga recuerda los cuatro goles que el ‘Palomo’ convirtió en las semifinales ante el Danubio de Uruguay. Aquel partido de vuelta jugado en el Atanasio quedó 6-0 a favor de los locales y la figura fue el nacido en Cali. Quien también seria desequilibrante en la final, pues con su anotación Nacional empataba el resultado global ante Olimpia y obligaba a la definición desde los doce pasos que coronaría al equipo antioqueño.

Marlos Moreno: Con 19 años el nacido en Medellín está prácticamente vendido al Manchester City. Debutó en el torneo finalización del 2014 y explotó definitivamente en la fase de grupos de la presente Libertadores cuando deslumbró a todo el continente por calidad futbolística. Esto le dio para ser convocado por José Pékerman para las eliminatorias y la pasada Copa América Centenario.

De Tierralta, Córdoba, llegaron los goles

Miguel Ángel Borja: Párrafo aparte merece el máximo artillero de los torneos cortos en el fútbol colombiano. Llegó para disputar las semifinales de la Copa Libertadores, pues el certamen que empezó a principio de semestre se postergó por la Copa América Centenario disputada en Estados Unidos. Por eso el delantero costeño llegaba con todos los pergaminos a demostrar porque debía ser el goleador de Nacional. No defraudó, sus dos goles en el mítico Morumbí le dieron la mitad del tiquete a la final del cuadro paisa, luego en el partido de vuelta, cuando Sao Pablo silenciaba el Atanasio con su gol, nuevamente apareció con dos anotaciones y ratificó que no se equivocaron con su contratación.