Francisco Maturana evoca al "irreverente" Eduardo Galeano

El técnico colombiano lamentó la muerte del escritor uruguayo, que "que de incógnito buscaba leyendas".

El entrenador Francisco Maturana lamentó la muerte del escritor uruguayo Eduardo Galeano, de quien destacó tanto "su irreverencia" como la forma distinta de contar las cosas, y reveló que a Colombia solía viajar de incógnito en busca de historias y leyendas, cuyos relatos escribía en una pequeña libreta.

"Él se mantenía en los pueblos colombianos escuchando leyendas, escribiendo, no en un computador, sino en una cartillita. Se sentaba, se tomaba un café, escuchaba a los viejos y se iba. Él se nutría de toda esa cultura popular, y a uno eso le parecía mentira", reveló hoy el extécnico del Atlético de Madrid y el Real Valladolid en una entrevista telefónica.

Maturana conoció a Galeano en los años 90 en Quito y desde entonces lo sintió como un "amigo".

"Uno nunca piensa que los amigos se van a ir, y sobre todo esos con los que uno tiene una deuda de gratitud porque uno siente que ellos lo hicieron mejor", manifestó el técnico de la selección colombiana en los mundiales de Italia'90 y Estados Unidos'94.

"Era un ser maravilloso, estupendo, muy tímido, muy difícil de entender porque no era tan abierto", declaró el exseleccionador de Costa Rica, Perú, y de Trinidad y Tobago, quien en la actualidad hace parte del Comité Técnico de la FIFA.

"Pero cuando tenía la oportunidad de encontrar en su camino quien pudiera ser su amigo, se abría y entregaba todo para ese amigo, para que tuviera la posibilidad de ser mejor", agregó.

Maturana reconoció que cuando hablaba de fútbol con el autor de "Las venas abiertas de América Latina" y "El fútbol a sol y sombra", parecían un par de hinchas.
"De fútbol hablábamos poco, aunque nos poníamos en la misma posición de hinchas, pero creo que yo fui el más favorecido con estas charlas porque él me hablaba de su vida", explicó.

Recordó que en 1997, su último año como seleccionador de Ecuador, Galeano expresó a unos periodistas su admiración por el trabajo del colombiano y hasta le dio 'el perdón' por el 4-0 que encajó Uruguay en Quito en unas eliminatorias del Mundial.

"Me gusta lo que hace, el modo cómo lo hace, me siento identificado con su estilo de fútbol y con el que él sueña. Por eso le perdono el 4-0 espantoso que nos propinó aquí por las eliminatorias. Me parece disculpable por ser un tipo tan espléndido", comentó en esa ocasión el escritor.

Maturana también evocó al escritor uruguayo como un hombre "romántico" obsesionado en mostrarle la realidad a los demás.

"De esos que quería abrirle a unos los ojos para mostrarle todas las cosas que estaban pasando. Eduardo le pegaba a uno una 'bofetada' para que uno las mirara", puntualizó.