Este fue el gol con la mano que eliminó a Brasil de la Copa América Centenario

En un partido que quedará para la historia por todo lo sucedido, Perú logró sacar a los pentacampeones del mundo con una anotación que nunca debió ser convalidada.

Luego de 5 minutos de discusiones, la terna uruguaya dio como valido el gol con la mano que eliminó a Brasil de la Copa América Centenario. / EFE

A lo largo de la historia de los campeonatos más importantes de fútbol, siempre va a existir alguna jugada polémica que quede marcada para la posteridad. Y en esta Copa América Centenario no pudo ser la excepción. Además de las históricas eliminaciones en la fase de grupos de Uruguay y Brasil, algo que no había pasado nunca antes en el certamen continental, se le suma la forma en cómo la canarinha se despidió del torneo. (Ver también: Perú será el rival de Colombia en los cuartos de la Copa América Centenario). 

Fue justamente luego de una acción de juego que le dio la vuelta al mundo y dará de qué hablar por mucho tiempo. En la cual, Perú dejó sin el sueño copero a la pentacampeona del mundo. Corría el minuto 75 y tras una jugada por derecha de Andy Polo, quien desbordó por ese costado y centró un balón a media altura, fue el delantero Raúl Ruidíaz el que empujaría con la mano el balón para que este se metiera en el arco rival. Gol que el juez uruguayo Andrés Cunha convalido enseguida.

Los segundos posteriores fueron de celebración de lado peruano y de completo reclamo hacia el árbitro por parte de los brasileros. Tanto así, que el juez de línea Richard Trinidad no salió hacia la mitad de la cancha (signo de no aprobación de la anotación), lo que ocasionó una serie de sucesos poco habituales en un partido de fútbol.

Tanto Cunha como Trinidad estaban dialogando frente a frente, con todos los jugadores alrededor de ellos. Y mientras la incertidumbre se apoderaba del encuentro, unos decían que estaba esperando alguna autorización de alguien que estuviera viendo la repetición de la jugada, y otros aseguraban que se iba a imponer la decisión del línea, quien en primera instancia no había dado como valido el gol.

Lo cierto fue, que luego de más o menos 5 minutos, el uruguayo señaló la mitad de la cancha, muestra de que Perú había marcado y se ponía 1-0 en el marcador. Inmediatamente se decretó el tanto, las imágenes de la repetición de la jugada comenzaron a circular. Indudablemente, todos los ángulos mostraban cómo Ruidíaz empujaba el balón con la mano, no había nada que discutir.

Al final del encuentro, el entrenador de Brasil, Dunga, quien por cierto se encontraba en la cuerda floja antes de la Copa y ahora tiene un futuro incierto con lo sucedido. Consideraba “extraño” todo lo acontecido posterior a la jugada en cuestión. "No consigo entender. Estaban consultando, hablando con alguien, no sé con quién. Tienen que hablar entre ellos cuatro, no vía radio o micrófono. ¿A quién y de qué forma estaban consultando? Eso es extraño", puntualizó el seleccionador.

Además, señaló que no sabía cómo explicarse, que teniendo todos los recursos tecnológicos pudieran ocurrir este tipo de acciones. "Con toda la tecnología que hay, con las cámaras, tengo duda de por qué se cometen errores tan graves", concluyó Dunga en una rueda de prensa en la cual nadie hubiera querido estar en el lugar del entrenador.

Por su lado, el argentino Ricardo Gareca, técnico de Perú, no quiso referirse a la polémica jugada, porque argumentó que aún no había podido ver la reiteración. Además, justificó la victoria en función de lo mostrado por sus dirigidos. "Perú hizo un partido como tenía que hacer, dada la envergadura del rival. Ganamos de forma merecida, nadie nos regaló nada más allá de cómo se considere el gol.” Sostuvo el ‘Tigre’, que ahora debe pensar en Colombia cuando lo enfrente el próximo viernes por los cuartos de final.