Gerardo Martino, contra las cuerdas

El argentino se juega su futuro en la dirección técnica del conjunto culé en la final de la Copa del Rey ante Real Madrid, luego de los irregulares resultados de la temporada.

Ante Real Madrid, Gerardo Martino se juega su última carta con el Barça. / AFP

Barcelona, eliminado de la Champions League y con la Liga casi perdida, tratará de adjudicarse este miércoles en Mestalla, a partir de las 2:30 p.m., la Copa del Rey, en una nueva final contra Real Madrid, para salvar la temporada que podría cerrar sin títulos por primera vez desde 2008.

Real Madrid, en cambio, es el único equipo español que opta aún por los tres títulos de esta temporada y al que una victoria contra su eterno rival podría darle una gran dosis de confianza para el final de la temporada.

En un semestre muy complicado, tanto en el terreno de juego como desde el punto de vista extradeportivo, el equipo del Tata Martino, quien ha sido duramente criticado por la prensa española tras sus irregulares resultados, podría perderlo todo en una semana.

Si hace tan sólo ocho días el cuadro culé seguía vivo en todos los frentes, la situación ha dado un vuelco en este breve período: el miércoles fue eliminado por el Atlético de Madrid (1-0) en cuartos de la Champions y el sábado perdió contra el Granada (1-0) cayendo a la tercera posición de la Liga. De hecho, si vuelve a perder hoy en Valencia ante el Real Madrid, el Barcelona podría acabar una temporada en blanco por primera vez desde 2007-2008, ya que la Supercopa de España lograda en agosto se antoja poco botín para el ambicioso proyecto azulgrana.

Ni siquiera es seguro que la victoria en la Copa salve de las críticas a Martino y a los jugadores, que se han quedado sin respuestas en el peor momento de la temporada. El dato más significativo es que el Barcelona ha encadenado dos encuentros consecutivos sin marcar, algo que no ocurría desde 2008.

“No creo que tengamos ningún problema anímico o de ansiedad para llevar a cabo la final. El problema es enteramente futbolístico. Ganaremos si somos mejores que ellos”, expresó el estratega argentino.

Para Martino, el Barça es “un equipo transparente en su juego, lo que significa que tiene futbolistas para ganar. Jugando mejor que el rival hay veces que hemos perdido, pero nunca hemos ganado jugando peor que el contrario”.

La delantera azulgrana, liderada por sus estrellas Lionel Messi y Neymar, ha fallado multitud de ocasiones en estos partidos, pero lo que más preocupa en Barcelona es el bajón de juego del equipo, incapaz ya de ofrecer el rendimiento de anteriores temporadas.

Otro problema para el técnico Gerardo Martino es el centro de la defensa, con la casi segura baja de Gerard Piqué y las molestias del joven Marc Bartra, lo que podría llevar a alinear al capitán Carles Puyol, que hace semanas no juega y que anunció que a final de temporada dejaría el club porque sus recurrentes problemas de rodilla le impiden rendir al nivel deseado.

Por su parte, Real Madrid, sin el portugués Cristiano Ronaldo, que arrastra problemas físicos, no desea tomar riesgos y quedarse sin su máximo goleador en lo que resta de temporada, donde jugará las semifinales de Champions contra el Bayern Múnich y está a tres puntos del Atlético en la Liga.

Pese a que el gran objetivo blanco de la temporada es ganar la ansiada décima corona de Europa, conseguir la Copa del Rey podría ser un buen golpe de confianza. Estos dos clubes españoles se han enfrentado en siete ocasiones en la final de la Copa y el último precedente ocurrió en 2011, en el estadio Mestalla de Valencia también como escenario, con el triunfo del Real Madrid tras un gol de Cristiano Ronaldo.

Sin lugar a dudas, será una final en la que El Tata Martino se jugará en gran parte su continuidad con el Barcelona. Mientras tanto, Carlo Ancelotti buscará su primer título con el Madrid.