Gol de Messi, triunfo seguro

El Barcelona ha ganado todos los encuentros menos uno en los que el ‘10’ ha marcado, pero sólo ha sumado 20 puntos de 36 posibles cuando no ha festejado un tanto.

Lionel Messi celebra el cuarto gol contra Levante. Foto: AFP

La capitalidad de Messi, que ha jugado absolutamente todos los minutos de la Liga y de la Champions, también los duelos enrevesados de la Copa ante el Atlético y el Villarreal, es gigantesca. “Es lo normal”, justifican desde el vestuario del Barcelona; “tener al mejor jugador del mundo influye en nuestro juego y lo hace siempre para bien”.

Ocurre que desde el área deportiva no querían que Messi fuera la única arista del gol azulgrana, por lo que ficharon primero a Neymar y después —ya con el beneplácito de Luis Enrique— a Luis Suárez. “Yo haré que se comprometan con el equipo”, explicó el entrenador cuando le dijeron que Guardiola rehusó fichar al Kun Agüero —rival esta noche— porque entendía que el único que se podía librar un poco de la presión conjunta en campo ajeno era el 10 [tampoco validó el fichaje el entonces presidente Rosell, que dijo que el dinero estaba reservado para Cesc]. Y, en buena medida, los delanteros ejecutan ahora el acoso en la zona alta. Pero si Messi no está fino, independientemente de quién juegue, el Barça pierde colmillo. Y mucho. Así se demostró ante el Málaga, que le negó espacio y tiempo a Leo, extrañamente espeso tras competir con una voracidad extraordinaria en el curso. “Estoy bien, me cuido y ojalá siga así hasta el final de la temporada”, señaló el jugador. Lo mismo quiere la plantilla.

“Hemos mejorado como equipo. Pero si somos capaces de defender como hasta ahora, sabemos que dependemos de los tres de arriba para ganar títulos”, cuentan con rotundidad desde el camerino; “especialmente de Messi, que ahí en la banda está desatado”. Contabiliza 26 goles en la Liga y ocho en la Champions, por lo que sale a una media de 1,13 tantos por encuentro. Y en el Etihad ya festejó el año pasado su diana, aunque fuera desde el punto de penalti. Queda por ver cómo defiende Pellegrini, si deja rienda suelta a la naturaleza ofensiva de su equipo o repliega las líneas como hiciera en el duelo de ida del año anterior y como también hizo el Málaga. “Lo mejor que se puede hacer es tenerlo lejos del área”, reflexiona Pellegrini; “y para eso hay que atacarles mucho para que corra hacia atrás y no hacia delante”.

Hasta ahora, Messi se ha quedado sin marcar en 12 encuentros en lo que va de la temporada y su importancia queda reflejada en los puntos obtenidos: sólo 20 de 36 posibles. De hecho, el Barça ganó sin un festejo suyo ante el Villarreal, Athletic, Valencia, Atlético (en Copa) y Apoel (en Champions), pero empató frente al Málaga y Getafe, y perdió contra el Madrid, Celta, Real Sociedad y de nuevo Málaga. Por el contrario, cuando el 10 ha marcado (en 21 duelos) el Barça ha ganado todos los partidos menos uno, que fue contra el PSG en Europa. Su gol es sinónimo de triunfo.