Guardiola regresa al Camp Nou

El sorteo de las semifinales de la Champions deparó que el extécnico azulgrana vuelva a casa de la mano del poderoso Bayern. La ida se disputará en el Camp Nou y la vuelta, en el Allianz

AFPPep Guardiola

Pep Guardiola volverá al Camp Nou como entrenador del Bayern Múnich. Habría preferido no jugar contra el Barça hasta la final del 6 de junio en Berlín. No sólo por una cuestión de afecto sino porque entiende que los barcelonistas son el peor enemigo, incluso cuando la ida se jugará en el feudo azulgrana el día 6 de mayo (la vuelta, el 12). El sorteo de las semifinales sin embargo ha emparejado al campeón bávaro contra el Barcelona. Aunque no es un clásico, ambos equipos han jugado ya tres veces en la Champions, la última en 2012-2013 con una dolorosa derrota del equipo entonces dirigido por Tito Vilanova en ausencia del lesionado Messi: 4-0 en Múnich y 0-3 en el Camp Nou. Los alemanes se vengaron de los azulgrana, vencedores con rotundidad en 2008-2009: 4-0 y 1-1. Y también se citaron en la fase de grupos de 1998-99, con doble triunfo del Bayern (1-0 y 1-2) y en las semifinales de la Copa de la UEFA, de 1995-96, también con victoria del club de Múnich: 2-2 y 1-2.

"Es un partido especial porque está Pep en frente y porque es la primera vez que me enfrentaré contra él. Para los jugadores también lo será y es una cita maravillosa para los culés. Luego, jugar en casa o fuera... No sé, de 10 partidos en Champions hemos ganado nueve y perdido uno. Vamos a ir a ganar en casa y fuera. Tenemos clarísimo lo que queremos", expuso Luis Enrique. "No es el peor rival posible. Pero claro, es muy complicado, un rival muy duro. Y evidentemente jugar contra Guardiola, al que conocemos bien, es un atractivo más", expuso Jordi Mestre, vicepresidente deportivo azulgrana.

Ahora el Bayern Múnich es entrenado por Guardiola, el técnico protagonista de la etapa más gloriosa del Barcelona, circunstancia que añade al cruce un aspecto muy emotivo, agrandado también por el enfrentamiento ente los hermanos Alcántara: Thiago-Rafinha. Aspectos que condicionan un enfrentamiento futbolístico muy interesante porque ambos equipos participan de una gran vocación ofensiva y han sido protagonistas de las últimas ediciones de la máxima competición de Europa.

El Barcelona ha pasado de ser uno de los aspirantes a estar considerado uno de los favoritos de la Champions. La suya ha sido una candidatura que ha crecido con el paso de las jornadas, por su capacidad para eliminar a rivales que se suponían muy complicados, como el Manchester City y el Paris Saint Germain, dos equipos a los que ha desfigurado sin pestañear, y también porque su juego ha evolucionado de forma muy interesante sin renunciar al estilo que le llevó a ser considerado el mejor equipo del mundo en Yokohama. Los muchachos de Luis Enrique se han corregido mucho y bien desde que perdieron su primer partido en París (3-2) en septiembre hasta que derrotaron al conjunto de Blanc el martes en el Camp Nou: 2-0.

Messi, Luis Suárez y Neymar, los delanteros del Barcelona, han marcado 20 de los 23 goles del equipo en Europa, un currículo que evoca los tiempos de las célebres delanteras que formaron con Guardiola: Messi, Eto’o, Henry (2008-2009) o Messi, Villa, Pedro (2010-2011). Tiempos de éxitos en el Camp Nou. Los azulgrana han disputado ocho de las últimas diez semifinales de la Liga de Campeones, sólo faltaron a la pasada –eliminados en cuartos por el Atlético- y a la de 2007 –el ganador de octavos fue el Liverpool-, y han ganado tres: 2006, 2009 y 2011. Hasta el año pasado se daba la curiosa coincidencia de que el vencedor de la eliminatoria con el Barcelona salía campeón de la Copa de Europa.

Acostumbrado a dominar las áreas, también la propia con dos porteros muy buenos como Bravo (Liga) y Ter Stegen (Champions), el Barcelona ha mejorado su fútbol desde que ha crecido la importancia de los volantes, y muy especialmente Busquets. El medio centro equilibra el juego que nace en Piqué y acaba sobre todo en Neymar y Suárez. Messi no ha marcado ni un gol en las eliminatorias contra el City y el PSG. El 10, sin embargo, se ha convertido en el líder del Barça. Los movimientos del argentino, que preferentemente se arranca desde el puesto de extremo derecho, han sido decisivos tanto para que fluya el juego desde el centro del campo como para que puedan rematar el 9 y el 11.

Los números de los puntas son tan interesantes como los de Luis Enrique. El porcentaje de victorias del asturiano es uno de los mejores en la historia del Barça: ha ganado 42 partidos, empatado tres (Málaga, Getafe y Sevilla) y perdido cinco (PSG, Madrid, Celta, Real Sociedad y Málaga). Un segundo dato: en 27 de los 50 partidos no ha encajado ningún gol y en 17 solo le marcaron uno. Y un tercero: la estadística de la Champions asegura que es el segundo equipo que más kilómetros ha recorrido en total: 4 más que el Juventus y 36 que el Madrid y dos menos que el Bayern. La cultura del esfuerzo y la recuperación de hábitos promovida por el entrenador ha permitido recuperar la mejor versión incluso de Messi.

Los azulgrana aspiran a ganar los tres títulos más importantes de la temporada: son finalistas de la Copa del Rey con el Athletic (el título se jugará el 30 de mayo Camp Nou), lideran la Liga con dos puntos de ventaja sobre el Madrid a falta de seis jornadas y han accedido a las semifinales de la Champions, competición en la que suman cuatro trofeos, uno menos que el Bayern Múnich y el doble que la Juventus. No se discute la jerarquía en el torneo del Madrid, ganador de la Décima, la pasada temporada en Lisboa contra el Atlético. La salud del Barça, por otra parte, es buena: no tiene sancionados ni lesionados.

Hasta ahora, Guardiola nunca se había enfrentado al Barça en partido oficial, sí en un amistoso de pretemporada, cuando el Barça estaba dirigido por Tito Vilanova y Jordi Roura. Aquel día el equipo alemán presumió de la victoria y de haber tenido más posesión que el rival. A Luis Enrique no le ocupa tanto tener la pelota, ni tampoco le ilusionaba especialmente enfrentarse al equipo de Guardiola. Ambos son buenos amigos. “Pep es el mejor, entre otras cosas porque es amigo mío y mis amigos son los mejores”, resolvió el técnico azulgrana.

 

 

Temas relacionados