Guardiola: “¿Si perder afecta mi prestigio? Eso es una mierda”

El técnico del Bayern, que tiene que remontar un 3-0, dice que él hace lo mejor y que espera que sea suficiente "para las leyendas del club, los periodistas y los veteranos"

Joseph Guardiola en la rueda de prensa previa al partido entre Barcelona y Bayern Múnich. Foto: AFP

Josep Guardiola se despertó pensando en el Barcelona y cuando llegó al Allianz Arena se encontró con la portada del Bild en la que Beckenbauer, presidente de honor del club, le instaba a manifestarse sobre su futuro –acaba contrato el año que viene- y el periódico le preguntaba al dueño del Manchester City si es verdad que tiene un precontrato con el técnico catalán. En consecuencia, la primera pregunta de la rueda de prensa fue por ahí y Guardiola la despachó rápido. 'Yo he dicho 200 millones de veces que tengo un contrato de un año y me quedaré aquí. Eso es todo”, dijo antes de desgranar su ideario sobre la vuelta de la semifinal contra el Barcelona, que encaran los bávaros obligados a remontar el 3-0 de la ida: “Estamos contentos de haber llegado a la semifinal, y aunque tenemos que remontar un marcador muy difícil contra el mejor equipo de los últimos 15 años, vamos a probar, lo vamos a intentar, somos el Bayern y lo vamos a intentar”.

¿Cómo? Tiene una idea: “La gente piensa que hemos de atacar pero primero hemos de defender y a partir de ahí, hablará el partido”. Insistió el de Santpedor, que rehuyó que el problema sea de voluntad, de mentalidad: “Se gana con juego, no con mentalidad. La mentalidad no es un problema, puedes competir si tienes la pelota, dominas, creas oportunidades y en Barcelona no lo hicimos. Sé lo que la gente desea, ataque, ataque y ataque, pero lo que tenemos que hacer es controlar el juego”, dijo Pep, antes de añadir: “Me gustaría hacer un gol cada vez que lleguemos, atacar, pero sé que el balón cuanto más rápido va, más rápido vuelve y el Barcelona se ha convertido en el mejor equipo de contra del mundo. Son muy buenos en el control porque lo llevan en su piel. Si te desorganizas, te penalizan”.

Sabe, y así lo dijo, que para estar en Berlín hay que hacer goles y fue entonces cuando reconoció que generarle peligro al Barcelona no es fácil. 'No soy capaz de adivinar, es cuestión de que lo juguemos y a ver qué pasa. Lo único que sé es que para meter goles tienes que jugar bien al futbol. Es un desafío y lo afrontamos con la dificultad de no tener a Ribery y Robben. Todos tienen desequilibrio. Nosotros lo tenemos, pero lesionados. Y con esto hemos tirado, sin la calidad especifica de los jugadores que han sido bandera de este club junto a Schwesteiger, Lahm y Müller”.

Guardiola fue rotundo cuando le hablaron de la posibilidad de que perdiera prestigio en el caso de volver a caer con el Barcelona. “Eso, con perdón, es una mierda. Mi vida no depende de ganar o perder”. Y explicó su idea de lo que es ser entrenador. “En Barcelona di lo mejor. Para unos fue suficiente, para otros no. Aquí soy feliz y doy lo mejor, si es suficiente para las leyendas del club, para los periodistas, los veteranos, pues bien, porque yo hago lo mejor. Estoy contento si la relación con los jugadores es buena. Soy feliz, he ganado todo con el Barcelona y fue un sueño haber fichado por el Bayern. ¿MI prestigio? Mi prestigio es hacer lo posible por llegar a la final. Y mañana haremos todo lo posible, como lo hice antes en el Barcelona. He ganado, porque he tenido un súper equipo. No puedo hacer más, yo estoy en chándal, no juego. Quiero ser un buen entrenador para los jugadores porque al final, si he ganado es porque he entrenado a un superquipo, en el Barcelona y en el Bayern”. El año pasado ya fue eliminado en semifinales de Champions por el Real Madrid (1-0 en el Bernabéu y 0-4 en el Allianz Arena).