Hazaña 'Tica'

Con el empate a cero ante Inglaterra, Costa Rica se clasificó a octavos de final de Brasil 2014 como primero del Grupo D, una hazaña que no imaginaban ni los hinchas más optimistas. En la segunda fase se enfrentará a Grecia.

El de ayer era un partido especial para Jorge Luis Pinto. Tras 30 años de carrera, ninguno se igualaba al enfrentamiento entre Costa Rica (selección que dirige) e Inglaterra, jugado en Belo Horizonte. Poco importaban los títulos cosechados con clubes “ticos”, peruanos, venezolanos o el ganado en 2007 con el Cúcuta Deportivo. Porque el entrenador colombiano tuvo la oportunidad de escribir la historia de los mundiales con oro.

Y no la desaprovechó. Desde el principio su equipo salió a segurar el primer puesto del Grupo D con una defensa compuesta de cinco hombres; en el medio, Bryan Ruiz tenía la misión de organizar, y Joel Campbell, adelante, de fabricar —y concretar— opciones de gol.

Pero los ingleses no estaban dispuestos a facilitar ese objetivo. Por eso sorprendió que en su encuentro de despedida, tras un discreto Mundial, alinearan a cinco volantes, dejando por fuera a referentes de la talla de Steven Gerrard y Wayne Rooney y, en especial, a Raheem Sterling, la revelación británica en Brasil.

De ahí que los primeros 20 minutos del partido transcurrieran en el mediocampo sin mayor emoción. Más allá de una opción de gol dilapidada por Daniel Sturridge y de un tiro libre desviado, obra del volante Celso Borges, el partido en el primer tiempo se caracterizó por una selección británica que atacaba en número pero sin mayor efectividad, y una Costa Rica que esperaba, recuperaba el balón y lanzaba expediciones inconclusas al área rival.

Para el segundo tiempo, la orden de Pinto fue controlar el balón: evitar sorpresas, mantener la calma y dejar que los ingleses corrieran. La estrategia permitió ver a un Ruiz, una de las revelaciones del grupo, en su mejor momento, protegiendo el balón, liderando el equipo, marcando las transiciones, organizando las tareas de recuperación.

Sin embargo, Inglaterra se tomó un segundo aire. El equipo escogió las bandas como el camino más seguro para atacar el arco costarricense y, a través de buenas combinaciones de pases cortos y balones al vacío, complicaron más de una vez los planes defensivos de Pinto.

Hasta que se toparon con Keylor Navas, el portero del Levante español, que seguramente ha puesto a más de un conjunto europeo a considerarlo en sus planes para la próxima temporada. Ni la entrada de Rooney, a 14 minutos del pitazo final, inquietó a una Costa Rica bien parada, que mantuvo el cero y selló su clasificación a octavos de final de Brasil 2014, donde enfrentará a Grecia en Recife el domingo 29 de junio a las 3:00 p.m.

“Queremos más y vamos a ir por más”, afirmó el propio Pinto en la rueda de prensa posterior al encuentro, confirmando que tanto él como su equipo quieren seguir haciendo historia en el Mundial.

Temas relacionados