Histórico partido de los tres penales en un Mundial

El encuentro entre Argentina y México puso una marca que no fue superada en la historia de los campeonatos mundiales.

Archivo

En el Mundial de Uruguay 1930, que tan solo contó con 13 equipos, tuvo un partido que pasó a la historia. Aunque Argentina y México fue un encuentro de trámite fue un partido histórico en los campeonatos Mundiales por una historia insólita: el árbitro boliviano Ulises Saucedo pitó tres penales.

El primero lo tapó Óscar Bonfiglio, portero del equipo mexicano, a Fernando Paternoster, de este cobro hay versiones que destacan que el argentino en un gesto de ‘fair play’ la pateó suave para compensar un error arbitral.

El segundo, que fue el único de los tres que se anotó, se dio a los 42 minutos del primer tiempo a favor de los mexicanos: cobró Manuel Rosas y convirtió. Y el último, que también fue a favor del equipo norteamericano, lo cobró el mismo delantero, a los 20 minutos del segundo tiempo, y el portero Ángel Bossio le desvió el disparo.

Con la anotación, Rosas quedó registrado como el primero en anotar un tanto desde los 11 metros y el partido entre Argentina y México pasó a la historia, puesto que los tres penales sancionados en el encuentro siguen siendo una marca que no fue superada en la historia de los Mundiales, según señala el libro Historias insólitas de los Mundiales.

Además de los tres penales en un solo partido, el 19 de julio en el estadio Centenario de Montevideo, en el partido entre Francia y Chile, que se enfrentaron para definir el grupo con Argentina, se pitó el primer penal de los Mundiales a favor del equipo Suramericano, del cual se hizo cargo Carlos Vidal, quien no aprovechó y su cobro fue atajado por Alex Thépot.

De esta manera el portero francés se convirtió en el primer cancerbero en atajar un tiro desde los 11 metros en una Copa del Mundo.

Historia previa al campeonato

La decisión de la Fifa de celebrar la primera Copa del Mundo en Uruguay no suscitó el entusiasmo general, ya que Europa estaba inmersa en una crisis económica y la participación en un Mundial celebrado en otro continente hacía necesario un largo desplazamiento por mar. Además, para algunos clubes suponía no poder contar con sus mejores jugadores durante dos meses, un problema que todavía existe en la actualidad.

La organización de la primera Copa del Mundo fue muy diferente de las actuales: no hubo fase clasificatoria, las trece selecciones participantes fueron invitadas por la organización y el sorteo se celebró cuando todos los equipos ya se encontraban en Uruguay.