Huracán derrotó a Peñarol y es segundo en el Grupo de Atlético Nacional

'El Globo', que cayó en su primer partido contra el equipo verdolaga, triunfó por la mínima diferencia en condición de visitante.

AFP

Huracán derrotó 1-0 a Peñarol de Uruguay en choque del Grupo 4 de Copa Libertadores en Montevideo, en un muy buen partido del equipo argentino que se llevó tres puntos de oro y pudo haber goleado.

El 'Globo' abrió y selló el marcador a los 7 minutos por intermedio de Alejandro Romero Gamarra, que sacó un verdadero cañonazo contra el que nada pudo hacer el meta Gastón Guruceaga.

El error fue del lateral aurinegro Tomás Costa, que en la salida se la sirvió en bandeja al medio del campo a Romero Gamarra para la apertura del marcador.

Para Huracán era el gol buscado para seguir con posibilidades tras caer 2-0 en la apertura del grupo ante el Atlético Nacional.

Uno a cero abajo, a Peñarol le ganó la desesperación en los minutos siguientes y profundizó el juego 'al pelotazo' con poca efectividad, mientras la tribuna acusaba el golpe del gol tempranero.

Huracán fue muy superior a Peñarol, que no logró controlar el partido, aunque pudo haber anotado en un par de ocasiones.

Tras el gol, Huracán empezó un gran trabajo de recuperación del balón en terreno aurinegro que complicó a los locales. Y así el 'Globo' se convertía en dueño de la mitad de la cancha.

Peñarol tuvo chances de gol, incluso algunas muy claras.

Al promediar el primer tiempo, una falta de Mario Risso sobre el colombiano Miguel Angel Murillo dejó un peligroso tiro desde la izquierda sobre el arco defendido por Marcos Díaz, ideal para la patada de Forlán.

El 10 remató casi sin carrera y sacó un impresionante disparo que dejó parado al arquero y el balón golpeó la red, pero por su cara exterior, y ahogó así el grito de gol que bajaba de las tribunas.

Un minuto después, a los 17, Nahitan Nández lo tuvo tras un gran pase de Forlán, pero Díaz tapó magistralmente el tiro elevado del juvenil aurinegro, que pateó cruzado desde la derecha.

Peñarol parecía volver en sí y adueñarse de la localía, y comenzó a arrinconar a Huracán, que reaccionó con un par de contragolpes con cierto peligro para el arco de los dirigidos por Jorge da Silva.

El arquero de Huracán, Marcos Díaz, tuvo una destacada actuación y fue uno de los responsables de mantener el cerrojo en el arco visitante, con algunas espectaculares atajadas.

Cerca del final de la primera mitad, Peñarol se quedó sin Carlos Valdez, que se lesionó y tuvo que ser reemplazado por Gianni Rodríguez.

Peñarol terminó el primer tiempo ahogado, sin recursos ni ideas, y con su arco bombardeado por Huracán, que estuvo a centímetros de aumentar la diferencia cuando un disparo de José San Román se estrelló en el horizontal rebotando luego contra el césped, para alimentar todavía más el nerviosismo de los anfitriones antes del entretiempo.

Al comenzar la segunda mitad, un excelente cabezazo de Murillo casi marca la paridad. Si no llegó a la red fue por una soberbia atajada de Díaz, que la sacó en la línea a puro reflejo.

A los 66 minutos una escaramuza hizo perder valioso tiempo a los locales tras una falta sobre Nahitan Nández pitada por el mexicano César Ramos.

El partido se volvió por momentos duro e incluso un recién ingresado futbolista aurinegro, Mauricio Affonso, vio la amarilla a un minuto de tocar el gramado, tras pisar a un rival en el piso.

La diferencia pudo haber sido más abultada a favor de los visitantes, que a los 82, con Peñarol vencido, llegaron con claridad al arco rival de la mano de Ramón Abila, recién ingresado, forzando un par de buenas atajadas de Guruceaga. Y a los 90, el mismo Abila recibió un pase alto y quiso definir de pierna derecha y el horizontal salvó a Peñarol.

El partido tuvo un arbitraje polémico, con tres goles anulados, dos por posición adelantada y otro en una decisión cuando menos insólita.

A los 42 minutos el árbitro mexicano Ramos detuvo el juego cuando un disparo del equipo argentino se metía en el arco rival, abandonado por Guruceaga, que asistía a un jugador de Huracán sentado al borde de su área. La jugada corría habilitada y la pelota rodaba hacia la red, y el juez invalidó la incidencia al percatarse de la ausencia del meta, que trataba de ayudar al rival a levantarse, en medio de protestas del equipo visitante.

Así las cosas, con la victoria de Atlético Nacional 3-0 sobre Sporting Cristal, Peñarol queda tercero en el grupo por simple diferencia de goles, y con un panorama complicado en la Copa.