Infantino: “Se pierde más tiempo cobrando una falta que en revisar una imagen”

El presidente de la FIFA confirma que el vídeo se utilizará en el Mundial de Rusia, explica que en la jugada de Cristiano hubo un error de comunicación y promete que trabajarán para limitar a 15-20 segundos la toma de decisiones.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA. Foto: AFP

La FIFA convocó una rueda de prensa en el estadio de Yokohama para hablar del vídeo-arbitraje después del caos que se creó en las dos semifinales. Gianni Infantino, el presidente, compareció junto a Marco Van Basten, director general de desarrollo técnico y a Massimo Busacca, presidente del comité de árbitros. Los tres reconocieron que el sistema de vídeo-arbitraje necesita mejorar algunos aspectos y que están trabajando en ello. Infantino anunció el que el VAR (en sus siglas en inglés) que se está utilizando en el Mundial de Clubes por primera vez en una competición oficial, se empleará también en el Mundial de Rusia de 2018. La experimentación durará dos años, si finalmente se aprueba, se extenderá a todas las competiciones y de forma obligatoria en 2019.

“Es positivo porque los árbitros han podido tomar la decisión correcta y la transparencia y la justicia se han impuesto en el juego”, explicó el presidente de la FIFA, quien al igual que Van Basten, aseguró que a “Mister Modric” –que se quejó el miércoles que esto solo crea confusión y no es fútbol-, le terminará gustando el vídeo. “Hizo esas declaraciones porque no sabía lo que había pasado, Hubo un error de comunicación”, comentó Van Basten, que fue futbolista y que dijo que le hubiese gustado que los árbitros en su época fueran tan buenos como los de hoy. “Seguro que Míster Modric estará más contento la próxima vez si el vídeo permite corregir un error que le hubiese hecho perder un partido”, añadió.

El polémico VAR se empleó para validar el segundo gol del Madrid en su semifinal contra América y sirvió para conceder un penalti al Kashima que les ayudó a clasificarse para la final del domingo, pero ha sido criticado por generar confusión, ralentizar el partido y generar situaciones potencialmente caóticas. “Desde hace más de cincuenta años se viene discutiendo sobre si usar o no el vídeo y a la FIFA se la ha criticado por no usar esta tecnología. Yo mismamente he sido escéptico, pero si no lo pruebas, ¿cómo vas a saber si funciona?” explicó el italiano.

“Resulta paradójico que hoy, en 2016, en casa o en el propio estadio en pocos segundos los aficionados sepan si el árbitro ha cometido un gran error con solo mirar su móvil y el único que no lo sepa sea el propio colegiado, precisamente porque se lo prohibimos”, resaltó Infantino con respecto a por qué se aprobó el pasado marzo comenzar a usar este sistema de modo experimental. “Con la cantidad de tiempo que se pierde en los partidos, ¿qué es un minuto o 30 segundos cuando, por ejemplo, puedes jugar la final de un Mundial si se toma la decisión correcta gracias al vídeo?” afirmó el mandatario del organismo en relación a las críticas sobre la lentitud para aplicar las decisiones basadas en el VAR.

Por su parte, el director general para el desarrollo técnico de la FIFA, Marco Van Basten, se mostró convencido de que en el futuro todo el mundo entenderá que este sistema es mejor y que su implantación es "cuestión de tiempo". El exdelantero holandés consideró que su funcionamiento en el torneo "no ha sido óptimo", pero que las decisiones tomadas gracias a su uso fueron buenas. En cuanto al segundo gol del Madrid del jueves, el de Cristiano, el ex del Milan detalló que se produjo un fallo de comunicación entre el árbitro y el equipo de asistentes en la sala de control, que por falta de costumbre mantuvieron apretado un botón para hablar al árbitro cuando no debían, lo que generó confusión en el colegiado.

En todo caso, Van Basten recordó que el gol fue legal y que no anularlo fue justo, por lo que el resultado final del partido no se vio comprometido. A la rueda de prensa asistió también el jefe del Departamento de arbitraje de la FIFA, Massimo Busacca, que subrayó que “toda innovación lleva tiempo” y que en su momento se vivieron las mismas críticas cuando se introdujeron los asistentes (antiguos jueces de línea). “Le pedimos al árbitro que conserve su personalidad. Usará un vídeo para decidir, pero siempre habrá un humano tomando la decisión”, recalcó el excolegiado suizo, que afirmó que hay que seguir probando el sistema para mejorar su aplicación y que hay que trabajar en el "tiempo de respuesta".

Temas relacionados