En Inglaterra el fútbol no se detiene

Zlatan Ibrahimovic y Sergio “Kun” Agüero comenzaron 2017 marcando para sus respectivos equipos. Hoy juega el Arsenal de David Ospina.

Zlatan Ibrahimovic anotó en el triunfo del United. / EFE
Zlatan Ibrahimovic anotó en el triunfo del United. / EFE

Los fanáticos del fútbol serían felices viviendo en Inglaterra, en donde la Premier League no se detiene durante las festividades de fin de año, como ocurre en el resto de Europa.

Entre sábado y domingo se jugó la fecha 19 y ayer comenzó la 20 con las victorias de los equipos de Manchester, que esperan mejorar este semestre para pelearle el título al sólido líder Chelsea.

El United, que dirige José Mourinho, gracias a los tantos del español Juan Mata y el sueco Zlatan Ibrahimovic, el de este último en claro fuera de juego, derrotó como visitante a un West Ham, muy perjudicado por los árbitros, y encadenó su séptima victoria consecutiva y 13 partidos invicto en todas las competiciones.

Los diablos rojos mantienen su paso firme en la Premier League y ayer se llevaron, sin sufrir en exceso, tres valiosos puntos de la capital británica, que les permiten colocarse a tan solo un punto de los puestos de Liga de Campeones.

El Liverpool no pudo

Dos goles del experimentado Jermain Defoe amargaron el primer partido del año del Liverpool, segundo en la tabla, que empató con el Sunderland (2-2), mientras que un tanto del argentino Sergio Kun Agüero mantiene al Manchester City tercero luego de imponerse 2-1 al Burnley.

Los “Reds”, a cinco unidades del Chelsea, se quedaron sin sumar su quinto triunfo consecutivo, mientras que los “Citizens” se desquitaron de la reciente derrota ante el Liverpool en Anfield y divisan a siete puntos a los “Blues”.

Ambos equipos deberán ahora esperar un tropiezo del líder Chelsea, que jugará mañana miércoles el derbi ante el Tottenham, para calibrar la trascendencia de sus resultados.

En Sunderland, Jermain Defoe, autor de dos goles de penal, amargó a los hombres de Jurgen Klopp, que llegaron a ponerse por delante en dos ocasiones, por medio de Daniel Sturridge, a los 19 minutos, y del senegalés Sadio Mané, a los 72, en su último partido antes de irse a disputar la Copa de África. Ambas penas máximas convertidas por Defoe resultaron muy protestadas por los visitantes, e incluso el técnico alemán de los de Liverpool llegó a encararse con el árbitro al término del partido.

Sólo 45 horas después de la espectacular victoria ante el City, Klopp realizó un único cambio en el once inicial ante un equipo de la zona baja, que llegaba de encajar siete goles en los dos últimos partidos.

En Manchester, el francés Gael Clichy abrió el marcador para los hombres de Pep Guardiola y el argentino Sergio Agüero, que salió desde el banco, anotó un tranquilizador segundo tanto, aunque el gol del Burnley obra de Ben Mee, unido al hecho de que los locales jugaron desde el minuto 32 del partido con un hombre menos por la expulsión del brasileño Fernandinho por una entrada peligrosa, propició la inquietud en el Etihad hasta el final.

El ingreso al terreno de juego de Agüero y del español David Silva en la segunda mitad resultaron cruciales. Fernandinho, que vio su tercera roja en seis partidos, se expone a una sanción de cuatro partidos de suspensión.

“Tenemos muchos problemas disciplinarios. Veremos lo que decide ahora la FA”, declaró enojado Guardiola. “Intentamos jugar a fútbol, no debemos olvidarlo. Mis equipos a lo largo de mi carrera intentan jugar a fútbol. No puedo controlar el resto de circunstancias”.

Este martes juegan el Arsenal de David Ospina ante el Bournemouth y el Watford de Camilo Zuñiga contra el Stoke City.

El clásico de la jornada lo disputarán mañana el Tottenham y el líder Chelsea, que de ganar ampliaría su ventaja a ocho puntos.