Irán busca un milagro mundialista

El Arena Fonte Nova de Salvador será el escenario de un encuentro con un panorama muy distinto al previsto antes del inicio del Mundial: Irán busca los octavos y Bosnia, ya eliminada, salvaguardar el honor.

El conjunto que dirige el portugués Carlos Queiroz ha dado muestras de un orden admirable. Tácticamente, los iraníes han descrestado a todos en Brasil. Tanto que, gracias a su juego, dejaron ver las grandes falencias de la selección Argentina.

Ellos deberán, no obstante, hacer algo que no ha conseguido ante Nigeria (0-0) ni ante los gauchos (0-1): marcar goles y esperar que el equipo africano caiga en su duelo ante la albiceleste.

Por ello, los asiáticos están obligados a combinar su solidez y esfuerzo defensivo con más vocación ofensiva y acierto en los últimos metros, algo de lo que ha carecido es sus dos primeras presentaciones. Sin embargo, la clasificación está en sus manos.

La situación del grupo, por otro lado, puede derivar en un sorteo si Irán gana por un gol de diferencia y los nigerianos pierden por la misma diferencia.