James Rodríguez brilló y fue la gran figura del Mónaco