James Rodríguez, ¡Mucho jugador!

Por fin apareció en Colombia el 10 que buscamos durante tanto tiempo. Con apenas 23 años, James Rodríguez está ratificando en el Mundial de Brasil que es uno de los mejores futbolistas de nuestra historia.

James Rodríguez, la figura de la selección de Colombia en el Mundial de Brasil 2014. / EFE

Arjen Robben, Karim Benzema, Lionel Messi, Neymar y James Rodríguez son, por ahora, las grandes figuras del Mundial. En eso coinciden los especialistas reunidos en Brasil. Los cinco han sido determinantes en los resultados de sus equipos, pero además han puesto la cuota de talento en el torneo.

El colombiano, sin embargo, ha sido la revelación, porque a pesar de que ya había demostrado internacionalmente su talento, pocos pensaban que brillaría tanto como las estrellas consagradas. Dinámico, preciso y efectivo, el volante creativo que cumple 23 años el próximo 12 de julio tiene encantados a propios y extraños.

“No lo busquen más, ese man es mi sucesor. Le dijimos que el Mundial era su examen final y lo está pasando con lujo de detalles”, admitió Carlos El Pibe Valderrama, el histórico número 10 de la selección colombiana de los años 90. “Lo que no se puede es comparar, porque tenemos estilos muy diferentes, pero sin duda él está hoy a la altura de los mejores del mundo”, agregó el samario.

Además de cumplir a cabalidad con la función de creador de juego, James tiene buen despliegue físico, intensidad y continuidad. Ha sido el jugador colombiano que más ha corrido en los tres partidos, con 26,6 kilómetros en 224 minutos disputados. Además es claro en el pase gol y un excelente lanzador.

Y aunque no es goleador nato, en el Mundial se ha destapado. Lleva tres, todos ellos diferentes y de gran factura. “Los grandes jugadores aparecen en los momentos determinantes y eso es lo que está haciendo él”, reconoció el exfutbolista inglés Gary Lineker, quien está trabajando como comentarista para la BBC de Londres.

En realidad, con la camiseta de la selección James siempre ha sido decisivo. Su primer gol oficial con el equipo de mayores fue en Lima, en el partido de la eliminatoria que Colombia ganó. Marcó nuevamente contra Chile en la famosa remontada de Santiago. Y luego hizo el 1-0 ante Ecuador en Barranquilla.

Profesional desde 2006, cuando debutó con el Envigado, James lleva una carrera meteórica. Ha ganado 11 títulos en su paso por Banfield de Argentina, Porto de Portugal y Mónaco de Francia. Suma 223 partidos y 61 anotaciones.

Es una persona alegre y extrovertida a la que le gustan la música y el baile. De hecho, es uno de los más bromistas de la selección y ha hecho muy buenas migas con Juan Guillermo Cuadrado y Pablo Armero, sus compinches. Sin embargo, cuando no está concentrado, le dedica todo su tiempo a su esposa Daniela y su hija Salomé, aunque también visita constantemente a Pilar, su mamá, y su hermanita Juana Valentina, quienes lo acompañan acá en Brasil y son su mayor motivación.

En el Mundial la está sacando del estadio. Tres goles, dos pases gol, una recuperación que significó el tanto de Juan Fernando Quintero y un amague sensacional para el tanto de Pablo Armero, además del centro que terminó en anotación de Teófilo Gutiérrez, hacen de James el hombre más destacado de la selección que en Brasil tiene soñando al país.

“Vamos partido a partido. Estamos felices, orgullosos con lo que hemos hecho. Queremos seguirnos divirtiendo y divertir a la gente, aunque no será tarea fácil. No podemos prometer victorias, pero sí entrega y sacrificio. La gente puede estar segura de que vamos a dejarlo todo en la cancha por ganar”, dice con timidez el 10, quien a su edad ya es el nuevo patrón de la tricolor.