James Rodríguez, la última opción de Zidane

En los partidos de esta temporada el mediocampista colombiano ha sido relegado al banco en un Madrid plagado de suplentes. Siempre ha sido el último en saltar al campo.

James Rodríguez durante el trofeo Santiago Bernabéu. Foto: EFE

En dos años James Rodríguez pasó de ser un jugador importante en el sistema táctico del Real Madrid a ser un suplente más. Zidane tiene claro el rol del colombiano y éste no está en el once inicial. Así lo demostró en el primer partido de la Liga de España en Anoeta. El mediocampista nacional fue el tercer cambio. Ni las bajas de Luka Modric, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema hicieron que el entrenador francés apostara por el ‘10’ del Madrid.

Zidane apostó por Mateo Kovacic, Marco Asencio y Álvaro Morata por encima del colombiano en el encuentro ante la Real Sociedad. James inició el encuentro en el banco junto a Isco, quien declinó una oferta para irse del Real Madrid, y Lucas Vásquez, ambos fueron los primeros recambios utilizados por el entrenador francés. Como señala el diario El País de España, de todos los hombres con los que el Madrid cuenta en la zona de mediocampo y la delantera, solo Mariano, canterano recién llegado al primer equipo, está por detrás de James en la rotación hoy.

Sin embargo, James no quiere irse del Real Madrid. Su meta es triunfar en el cuadro blanco. “Mi sueño fue jugar en el Madrid y voy a seguir cumpliéndolo porque me voy a quedar”, dijo el mediocampista colombiano previo a iniciar la temporada, donde también agregó que luchará por ganarse el puesto en el Madrid. “Ese es mi sueño”. Zidane, por su parte, la semana pasada aseguró que el colombiano se va a quedar en el equipo. “Está aquí, estoy contento con su partido y se va a quedar. Estoy cansado de contestar lo mismo, mi respuesta no cambia”. El francés siempre se ha caracterizado por defenderlo públicamente, pero lo cierto es que sus palabras contrastan con los hechos.

Desde que el colombiano se incorporó a la pretemporada el 26 de julio en España le han criticado. El primer medio en hacerlo fue AS, quien cuestionó su compromiso debido a que llegó tras 33 días de vacaciones pese a que algunos de sus competidores por gozar de minutos (Isco, Casemiro y Kovacic) llevaban diez días de preparación física y que Luka Modric recortó sus vacaciones 10 días para intentar convencer a Zidane. Y Morata y Lucas Vázquez renunciaron a una semana.

Durante la pretemporada tan solo disputó 45 minutos en el último de los tres amistosos de la gira americana, ante el Bayern Múnich. En la Supercopa de Europa ante el Sevilla, la primera gran cita de la temporada, no entró en un once plagado de suplentes y, como en Anoeta, fue el último en salir. Solo en el Trofeo Santiago Bernabéu disputó más de una parte, con gol incluido. 177 minutos en seis partidos —dos oficiales— un tanto y una asistencia, a Bale frente a la Real, es el balance de James en lo poco que va de temporada.

James sabe que su rol en el Real Madrid es secundario. Pero desde su regreso a la actividad, su actitud, aspecto físico y rendimiento han dado un salto cualitativo respecto a la temporada pasada. Hace un año sufrió con Rafa Benítez primero y con Zidane después. No se ganó un hueco debido a su bajo estado de forma, según señalaban en España y esto levantó numerosas críticas, hasta el punto de desatar la reacción del propio jugador en enero tras un partido ante el Betis: “Jode que digan que estoy gordo y que duden de mí. Sé cuidarme. Siempre entreno a tope, soy un profesional y lo quiero dar todo”.

El colombiano terminó la temporada por detrás de Kroos, Modric, Isco, Lucas Vázquez y Jesé. No disputó ni un minuto en la final de la Champions y solo jugó 28 entre semifinales y cuartos. Terminó el año con 1.858 minutos repartidos en 32 partidos (21 como titular), 8 goles y 10 asistencias.