James se quedó sin Champions

La Juventus de Italia clasificó y jugará la final de la Liga de Campeones de Europa ante el Barcelona. El juego se disputará el sábado 6 de junio, en el estadio Olímpico de Berlín.

James Rodríguez lamenta la eliminación del Real Madrid de la Liga de Campeones de Europa. El equipo del colombiano no fue capaz de superar a Juventus de Italia. / EFE
Una vez más el fútbol español se quedó sin su final soñada. Este miércoles, Real Madrid no fue capaz de vencer a Juventus de Italia y quedó eliminado de la Liga de Campeones de Europa.
 
El 1-1 en el estadio Santiago Bernabéu no fue suficiente para que el conjunto merengue avanzara a la instancia definitiva del torneo de clubes más importante del mundo, para la que Barcelona se había clasificado el martes, tras superar al Bayern Múnich.
 
El resultado de la serie, a favor de los italianos, fue justo, porque aunque no brillaron, aprovecharon las oportunidades que tuvieron y fueron sólidos en defensa.
 
El Madrid, en cambio, no mostró el poder goleador de otros tiempos. Su tridente ofensivo, conformado por Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale quedó en deuda. Los jugadores más costosos del planeta no demostraron su valor.
 
Tampoco brilló el volante colombiano James Rodríguez, voluntarioso y participativo como siempre, pero sin la claridad y magia de otras jornadas.
 
El armador de la selección de Colombia cierra así una temporada agridulce antes de la Copa América. En el aspecto individual el balance ha sido muy positivo, pues se consolidó como titular en el equipo y fue decisivo en buena parte de las victorias merengues.
 
Sin embargo, el hecho de que el Madrid no haya ganado ningún título deja mal parado a todo el plantel, incluso a James, que se ha convertido en uno de los consentidos de la hinchada.
 
Precisamente no ganar trofeos podría generar una renovación en la plantilla del club más mediático del mundo. Ya se habla de la posibilidad de que el técnico Carlo Ancelotti deje su cargo, aunque tiene contrato hasta mediados de 2016.
 
Pero más allá de los defectos del conjunto español, hay que reconocer las virtudes de la Juventus, un equipo con la disciplina táctica y el orden tradicional de los italianos, pero con talento suficiente como para jugarle de tú a tú a cualquiera. En la serie ante el Madrid volvió a ser importante el arquero Gianluigui Buffon, el hombre de la experiencia. También el veterano Andrea Pirlo, el que mueve los hilos en el mediocampo, siempre bien respaldado por el chileno Arturo Vidal y el francés Paul Pogbá.
 
Y una dupla delantera de lujo: el argentino Carlos Tévez, siempre luchador y desequilibrante, y el español Álvaro Morata, el gran verdugo del Madrid, quien anotó en Turín y en Madrid.
 
El portugués Cristiano Ronaldo puso en ventaja al Real de tiro penalti, a los 26 minutos de juego, tras una falta que le cometieron a James Rodríguez. Morata igualó a los 57 y le dio la clasificación a la Veccia Signora.
 
Por el triplete
 
Barcelona y Juventus jugarán la final de la Champions el sábado 6 de junio en el estadio Olímpico de Berlín. Ese día los dos tendrán la oportunidad de coronar un triplete histórico.
 
La Juve ya ganó la Liga italiana y Barcelona la tiene en el bolsillo. Ambos jugarán la final de la Copa de su país, en la que son amplios favoritos. Los bianconeros contra la Lazio y los catalanes frente al Athletic de Bilbao. 
 
Si llegan vencedores a Berlín le pondrán un ingrediente más al duelo que definirá cuál es el mejor equipo del mundo.