“James es un muchacho humilde, trabajador, que quiere aprender”

El exfutbolista colombiano Carlos Valderrama recuerda su época en la Liga española y elogia a James Rodríguez.

Pibe Valderrama visitó a James Rodríguez en Valdebebas. Foto: Real Madrid

James Rodríguez recibió una sorpresa en el entrenamiento del Real Madrid. La visita de su ídolo de infancia, Carlos Valderrama. El Pibe está de promoción en España como embajador de Colombia es realismo mágico,el proyecto para promocionar el turismo en el país sudamericano. Después de acudir a FITUR, la Feria Internacional de Turismo, Valderrama visitó ayer EL PAÍS y recordó su experiencia en la Liga española, en 1991-92 en el Valladolid. Fue un paso fugaz, pero su imagen inconfundible y aquel incidente con Míchel —el madridista le tocó las zonas íntimas con el juego parado— están grabados en la memoria del aficionado.

Pregunta. ¿Qué le parece la Liga española?

Respuesta. Es uno de los campeonatos más atractivos y los colombianos estamos muy pendientes por los jugadores que están allí. El Madrid tiene la base de la Champions. Mantienen el sistema de juego y con el tiempo los jugadores se conocen mucho mejor. El Barcelona tuvo el bajón de no ganar nada y ahora le toca pelear. Ha recuperado a Messi en un nivel alto. En España ha cambiado que se acabó el bipartidismo. El Atlético tiene un equipo aguerrido. Simeone cambió la mentalidad a esos chicos. Les metió en la cabeza el deseo de conseguir títulos y por eso fueron campeones. Todo cambió en el Atlético desde que llegó El Cholo.

P. ¿Messi o Cristiano?

R. Yo soy hincha de los jugadores de calidad. Messi lleva cuatro balones de oro merecidos, y Cristiano tres. Entre ellos dos van a jugarse por mucho tiempo el Balón de Oro.

P. ¿Qué le dicen los aficionados en España?

R. Todavía me reconocen. La gente se acuerda de lo que hice en los Mundiales, en el Valladolid y lo que me pasó con Míchel. En España me aprecian.

P. ¿Qué centrocampistas de hoy le gustan?

R. Los números 10, los que se identifican con mi juego. James, Iniesta y Özil. Aunque ninguno se parece a mí.

P. ¿En qué momento está Colombia?

R. Muy bueno. Lo demostró en el Mundial. Ahora salen muy buenos jugadores para irse a Europa. Ha cambiado la mentalidad del futbolista colombiano, ahora es más valiente, se atreve a marcharse al extranjero. En mi época era muy difícil salir. Empezamos a abrir la puerta y ahora los muchachos lo están aprovechando. Salen, se adaptan y duran mucho tiempo fuera. Antes eran solo argentinos, brasileños y uruguayos los que salían. A mí me tocó demostrar que el colombiano podía triunfar fuera.

P. ¿Le ha sorprendido James?

R. Al contrario. Ratificó lo que ya había hecho. Se ha adaptado muy rápido el Real Madrid. Es un muchacho humilde, trabajador, que quiere aprender. Pienso que a va durar mucho en el Real. Tiene talento, buen pie, pegada y mucha personalidad para jugar. Eso es lo que te ayuda para crecer.

P. ¿Es esta la mejor generación colombiana?

R. Es parecida a la nuestra, con la diferencia de que nosotros solo teníamos a uno o dos jugadores en Europa. Ahora están casi todos fuera. Ahora pueden llegar donde nosotros no pudimos. Lo han demostrado en el Mundial. Tienen carácter. Ir a los Mundiales es el mejor recuerdo de mi carrera. Ayudamos a que los colombianos se sintieran orgullosos de su país.

P. ¿Colombia puede ganar la Copa América?

R. Tiene equipo para ello. Va a ser un campeonato muy parejo. Chile es local y son muy fuertes. Brasil está en renovación. Argentina tiene la base del Mundial... El fútbol sudamericano está en el mejor momento de su historia. Hay tantos buenos jugadores que hoy en día América Latina ha equiparado su nivel futbolístico con Europa.

P. ¿Qué opina sobre la situación política y social en Colombia?

R. Estamos en un proceso de paz en buen camino. Nunca se había llegado a este punto, después de tanto tiempo de conflicto. Lo más lindo que tenemos en Colombia es la gente, personas alegres, con amor por los otros. Estamos siempre dispuestos a ayudar. Es fundamental ahora para nuestro país que consigamos la paz.