James, una joya para siempre

El Real Madrid de Rafa Benítez ya espera al jugador colombiano con los brazos abiertos, en donde tendrá un puesto privilegiado dentro de su esquema.

AFP

Ya nadie duda de que los 80 kilos que costó James Rodríguez están muy justificados. Tampoco de que el jugador colombiano volante cucuteño será una de las piezas centrales en el engranaje de Rafa Benítez, nuevo entrenador del conjunto merengue. Es más, para el diario Marca de España, James es una de las piezas centrales que hará moverse a todo el equipo una vez se acople a su puesto.

Al colombiano, que acaba de cumplir su primer año como madridista y ya se ha convertido en imprescindible, le quedan cada vez menos vacaciones. Su importancia para el conjunto merengue ha llegado a tal punto que hasta que no aterrice en China no se verá al Real Madrid que competirá la próxima temporada.

Según Marca, James será la última incorporación blanca, a la espera de algún posible fichaje, la que cerrará el once tipo de Benítez, que desde el momento en el que el colombiano ponga un pie en el césped, limará las asperezas que le queden a su esquema con un futbolista que se antoja capital en su proyecto. El exjugador de Envigado, Banfiel, Porto y Mónaco es capaz de jugar en varias posiciones, de ofrecer gol cuando hay sequía y de arropar al equipo cuando haga frío en defensa. No caben dudas de que el zurdo será el transformador que dote de sentido y práctica a las intenciones de Benítez de no tener un esquema cerrado, sino de jugar en cada minuto de partido con el estilo adecuado.

Su fichaje, aunque por encima del precio que marcaba el mercado, se ha convertido en rentable en pocos meses. Hasta el punto de que en los sitios especializados, su precio de mercado ya ha alcanzado esos 80 millones de euros que pagó el Real Madrid al Mónaco el verano pasado por su traspaso. En la zona noble del Bernabéu no dudaban que la operación era necesaria y que acabaría por ser recordado como un esfuerzo por traer a un gran jugador y no como una losa en su trayectoria

Otro de los aspectos que resaltan de James es que no ha descuidado ni un segundo su forma a pesar de que todavía no se ha vestido con la ropa de entrenamiento del Real Madrid en esta época de verano. Destacan que ha trabajado en privado desde la eliminación de la selección Colombia en la Copa América; eso sí, sin olvidarse de descansar, algo que prácticamente no pudo hacer la temporada pasada debido al Mundial. El cansancio, aunque no le afectó en demasía durante la temporada, es un tema con el que James no quiere correr ningún riesgo.

“Después de 17 goles no se puede discutir la capacidad atacante de James, pero Benítez sabe que además de eso le puede pedir mucho más”, se indica en el texto y se añade que James fue el futbolista que más corrió la temporada pasada junto a Kroos, algo que le podría alejar de la línea ofensiva y acercarle al centro del campo. “Pero es que el colombiano, como un muelle, se desplegará y se repliegará como lo vino haciendo con Carlo Ancelotti durante la pasada temporada”.

“Esa profesionalidad es la que tiene enamorado a su nuevo técnico, que ya cuenta las horas para tenerle a su disposición en los entrenamientos y pintar su nombre en la pizarra, aunque ya tuvo claro, desde que supo que iba a sentarse en el banquillo del Bernabéu, que contar con él iba a ser un lujo. Aún alucinados con su primera temporada, tanto la afición como el club tienen ganas de verle en acción de nuevo. El Real Madrid comprende que tiene en casa una joya para toda la vida. Los 24 años recién cumplidos del colombiano son otro factor para que se froten las manos con el 10 blanco. Ya queda menos para que se ponga su nueva camiseta y conozca personalmente a un Benítez, que le guarda un lugar privilegiado en sus pensamientos”, dice finalmente el texto.

Lea el artículo completo aquí