Jeonbuk, el motor del fútbol asiático

Se ganó el derecho de jugar el Mundial de Clubes tras vencer en la final al Al Ain, de Emiratos Árabes, en la Liga de Campeones de Asia. En Japón se enfrentará en cuartos de final al América.

Jeonbuk de Corea del Sur se coronó campeón de la Liga de Campeones de Asia. Foto: AFP

Fundado por el gigante automovilístico Hyundai en 1994, el Jeonbuk representará por segunda vez al fútbol asiático en el Mundial de Clubes, del 8 al 18 de diciembre, como vigente campeón continental, torneo que ganó el mes pasado.

El club surcoreano tuvo un nacimiento difícil, ya que tuvo un predecesor fundado en 1993 con el nombre de Wansan Puma FC, aunque los problemas financieros le impidieron tomar parte en la primera liga profesional.

Un año más tarde, gracias al apoyo de los aficionados y de un empresario local, se ganó la plaza en la K-League con el nombre de Chonbuk Buffalo, pero los problemas de dinero seguían amenazando el futuro de la entidad.

Con el Mundial de Japón-Corea del Sur en 2002 ya en horizonte, la multinacional Hyundai compró el equipo con sede en Jeonju, al oeste de la península. No fue hasta 2000 cuando adoptó su nombre actual y fue a partir de entonces cuando el equipo se convirtió en uno de los referentes del fútbol asiático.

El Jeonbuk Hyundai Motors se ganó el derecho de jugar el Mundialito en una final ganada al Al Ain, de Emiratos Árabes Unidos (a doble partido por un global de 3-2) y en Japón se enfrentará en cuartos de final al América, el club mexicano ante el que ya perdió en el torneo intercontinental en 2006, con un gol de las 'Aguilas' a falta de 10 minutos para el final, obra de Ricardo Rojas.

Los 'Noksekjunsa' ('Guerreros verdes') han tenido que esperar una década para jugar otro Mundial de Clubes, 10 años en los que se han convertido en el equipo surcoreano más potente, con 4 ligas (2009, 2011, 2014 y 2015).

Gran parte del mérito, además del apoyo financiero de un gigante como Hyundai, que además es patrocinador del club, la tiene su técnico Choi Kang-hee, que dirige el club por segunda vez en su carrera.

Tras una exitosa carrera como defensa, siendo 40 veces internacional por su país y disputando el Mundial de Italia-1990, Choi tomó las riendas del Jeonbuk en 2005, dando al club su primera Liga de Campeones Asiática y los dos primeros títulos ligueros.

Choi Kang-hee, arquitecto de los éxitos

Tras un paréntesis de dos años (2011-2013) al frente de la selección de Corea del Sur, el técnico regresó al club para seguir sumando títulos.

Bajo la dirección de Choi, el club siempre ha tenido una 'conexión brasileña'. Si en el primer título continental, Raphael Botti y Ze Carlos marcaron en la final ante el Al Karamah sirio (por un global de 3-2), actualmente el peligro en ataque recae en Edu y Leonardo, autor de los dos goles de la ida ante el Al Ain que dieron ventaja al equipo surcoreano.

También destaca el veterano punta Lee Donggook, 103 veces internacional con Corea del Sur y máximo anotador en la historia de la Champions asiática.

Temas relacionados