A Jorge Luis Pinto le sienta bien Brasil

El técnico santandereano dirige la selección de Honduras, que enfrenta este miércoles a Neymar y compañía por la semifinal olímpica.

El técnico colombiano Jorge Luis Pinto dirige la selección de Honduras.  / Efe
El técnico colombiano Jorge Luis Pinto dirige la selección de Honduras. / Efe

Brasil es la tierra prometida para el técnico colombiano Jorge Luis Pinto. Después de llegar, contra todos los pronósticos, a los cuartos de final del Mundial de 2014 con la selección de Costa Rica, ahora está en la semifinal de los Juegos Olímpicos, pero esta vez al frente del combinado de Honduras.

El reconocimiento del que goza el estratega santanderano, de 64 años de edad, es evidente. En Río de Janeiro es asediado por la prensa local, que lo considera, más que al equipo que dirige, el principal obstáculo para el Brasil de Neymar, al que enfrenta este miércoles por un cupo en la final del torneo de fútbol.

“Honduras no tiene grandes figuras, pero este hombre sabe cómo defender y sacar resultados”, confiesa Leandro Lima, un periodista carioca que asistió el lunes al reconocimiento del terreno que hizo el combinado catracho en el estadio Maracaná.

Con su seriedad característica, pero con muy buen humor, Pinto anunció que tiene con qué dar la sorpresa y asegurar una medalla histórica para el país centroamericano. “Para eso vine a Honduras, para asumir retos como este, para buscar objetivos grandes y darle otro nivel al balompié del país”, dice en un simpático portuñol, cuya pronunciación se nota que disfruta. Al fin y al cabo pasó un buen tiempo capacitándose en este país y viene frecuentemente a dictar conferencias.

“Estamos mentalmente preparados para el partido contra Brasil. Sabemos que los hinchas van a apoyar a su equipo durante los 90 minutos, pero tendremos el control emocional. Respeto mucho el fútbol brasileño, pero ya nadie gana con la camiseta o la afición. Esa es una frase que cada día toma más fuerza”, señaló el entrenador colombiano, que asumió el comando de la selección hondureña en diciembre de 2014, justo después de que no renovara su vínculo con Costa Rica.

“Una semifinal olímpica, ante 80.000 personas en el Maracaná, es algo muy grande. Todo el mundo va a ver ese partido y nuestros jugadores están preparados para dar lo mejor de cada uno en la cancha. Es probable que nunca volvamos a tener un ambiente así”, asegura. Y lo dice una persona que lleva 32 años dirigiendo en varios países y que ha asistido a nueve campeonatos mundiales.

Sobre su rival, ampliamente favorito, afirmó: “En estos días he pensado mucho en Neymar y en cómo podemos controlarlo, en quiénes se encargarán de marcarlo. Ya lo he enfrentado y he podido hacer un plan para que no sea tan influyente como acostumbra”.

Sobre la posibilidad de eliminar a Brasil y pelear por el oro olímpico, Pinto explicó que “les he dicho a mis muchachos que ahora no nos podemos rendir, que hemos llegado lejos, pero tenemos que terminar la tarea. Es un momento magnífico para nosotros y quiero que lo sigamos disfrutando. Con eso quedo tranquilo, pero satisfecho solamente si ganamos”.

Honduras se estrenó en el torneo con una victoria 3-2 sobre Argelia y, aunque cayó 2-1 ante Portugal, el empate sin goles con Argentina le sirvió para avanzar a cuartos de final.

En esa instancia superó a Corea del Sur 1-0, lo que le dio el derecho a jugar dos partidos más. El de hoy, en semifinal, y otro el próximo sábado, bien sea el de la disputa por la medalla de oro o el de consolación, por el bronce.

“Uno siempre viene con la idea de jugar todos los partidos. Ese es un objetivo cumplido que sorprendió a todo mundo, pero no a mí, porque tengo un grupo de muchachos jóvenes y trabajadores, con muchas ganas de aprender. Lo que pasa es que también sería frustrante jugar los seis compromisos e irnos con las manos vacías”, terminó diciendo Pinto, el técnico colombiano de mayores logros en Mundiales y Olímpicos, hecho que no tiene discusión porque es respaldado por los resultados.