Jugadores argentinos lideraron el triunfo de Manchester City en la Premier

Pablo Zabaleta, Sergio Agüero y Martín Demichelis sentenciaron el 3-1 ante West Bromwich.

AFP

Manchester City venció 3-1 en su estadio al West Bromwich con goles de los argentinos Pablo Zabaleta, Sergio Agüero y Martín Demichelis, en el cierre de la jornada 35 inglesa, y se situó a seis puntos del líder Liverpool.

Los jugadores dirigidos por el chileno Manuel Pellegrini sentenciaron en pocos minutos; en el 3 Zabaleta abrió el marcador y en el 10 Agüero hizo el 2-0, pero Graham Dorrans recortó diferencias en el 16. En el minuto 35 Demichelis logró el definitivo 3-1.

Con este resultado el City suma 74 puntos y se queda, con un partido aplazado por jugar, a seis puntos del líder Liverpool cuando restan tres jornadas por disputarse. El Chelsea es segundo con 75 puntos.

El partido comenzó con el gol de Zabaleta. El lateral internacional argentino estuvo atento para rematar de cabeza, en plancha, un rechace del portero Ben Foster a un disparo del 'Kun' Agüero.

El dominio del City continuó y en el minuto 10 llegó el segundo. Agüero recogió un balón, hizo un recorte y marcó con un potente y colocado disparo desde la frontal del área.

"Fue un partido muy difícil para nosotros, nos marcaron en el minuto 3 y en 10 ya íbamos dos por abajo. Luego tuvimos que cambiar lo que habíamos trabajado durante la semana, pero después de eso creo que jugamos muy bien", dijo el técnico del West Brom, el español Pepe Mel.

El equipo visitante recortó diferencias con un gol de Dorrans que llegó tras un ordenado contraataque y una buena maniobra del centrocampista.

Finalmente Demichelis hizo el tercero del City cuando, en una prolongación tras el lanzamiento de un córner, apareció por sorpresa en el segundo palo para marcar.

"En la primera parte jugamos muy bien, fuimos el equipo que hemos visto todo el año en el Etihad. Su gol nos puso nerviosos y en la segunda parte no lo hicimos tan bien, pero no concedimos goles, eso fue importante", analizó Pellegrini.

En la segunda parte el City siguió tocando con comodidad y aguantó el resultado, pero sufrió las malas noticias de los problemas físicos de Agüero y David Silva, dos de las piezas fundamentales del equipo.