Jules Rimet, el presidente que le dio el nombre al primer trofeo de la FIFA

Gracias a los esfuerzos del francés, la FIFA logró realizar el primer campeonato mundial de fútbol en 1930.

Jules Rimet (I) entrega el trofeo de la Fifa al Presidente de la Federación Uruguaya de Fútbol (D) //AFP

Jules Rimet no era un francés que pasaría desapercibido en la historia. Su vida marcó al mundo, específicamente al fútbol y la federación internacional más antigua del mundo, la FIFA. Rimet fue el tercer presidente de la organización, estuvo a cargo de ella durante 33 años, desde 1921 hasta 1954 luego de haber terminado sus estudios en derecho, haber actuado como árbitro y dejar la dirigencia del Red Star francés en 1910.

Rimet, nació en la ciudad francesa de Theuley el 14 de octubre de 1873. Nunca se dedicó a jugar fútbol, aunque le gustaba, por lo que decidió ayudar a los deportistas y trabajar con ellos desde otros espacios.

Estudió derecho y esto lo ayudó para fundar con unos compañeros el equipo de Red Star en Francia en 1897. Al ser fundada la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Rimet fue nombrado el primer presidente de la organización desde 1919 hasta 1942 cuando ya era también presidente de la FIFA.

Fue gracias a sus esfuerzos que se logró crear el campeonato mundial, que ya había propuesto el holandés Carl Wilhelm Hirschmann en 1904 con pocos votos y problemas económicos en la FIFA y Europa.

En 1928, la FIFA a cargo de Rimet, decidió realizar el primer campeonato mundial con la excusa de que el evento podría ayudar a prolongar la paz, por lo que en Amsterdam, en el congreso mundial realizado para presentar las candidaturas, Rimet apoyó a Uruguay que proponía encargarse de todos los gastos de las diferentes selecciones.

Un año más tarde, en Barcelona, Rimet hizo conocer al mundo la sede del que sería el primer mundial de fútbol, en Uruguay. De la misma manera, el presidente francés mandó realizar al escultor Abel Lafleur el primer trofeo que se entregaría a la selección campeona del mundo y sólo podría retener el galardón luego de ser campeón en tres ocasiones. Sin embargo, dicha estatuilla, que llevaba el nombre de Jules Rimet, se perdió el 19 de diciembre de 1983 al ser robada de la sede de la Federación Brasileña de Fútbol (FBF).

A pesar de las buenas obras y el inicio del campeonato mundial, Rimet también tuvo momentos de crisis, tanto económicas como deportivas y políticas en la FIFA. Fue él quien determinó aplazar el mundial desde 1939 hasta 1950 debido a la II Guerra Mundial. Sin embargo, en 1938 tuvo problemas con las selecciones participantes del Mundial de Francia.

Los americanos y los europeos no se ponían de acuerdo sobre la sede del mundial de 1938. Se habría acordado turnar las sedes de continente, lo que significaría que luego de Italia 34, la siguiente sede sería en América, por lo que Argentina tenía grandes posibilidades de organizar la copa del 38. Sin embargo, los europeos se pusieron de acuerdo y lograron la mayoría de las votaciones para realizar el campeonato en Francia, con la excusa de hacerle honores al presidente Rimet, de nacionalidad francesa.

Así, los americanos entraron en huelga y no asistieron a la copa, exceptuando a Brasil y Cuba que no apoyaron la protesta. Países como Argentina, Uruguay, Colombia, Bolivia, El Salvador, Estados Unidos, México, Costa Rica y Surinam retiraron sus inscripciones y no asistieron a Francia 38 por la huelga.

Jules Rimet dejó la presidencia de la FIFA en 1954, dos años antes de morir en Suresnes, Francia, a los 83 años. Sin embargo, fue nombrado Presidente Honorario por su trabajo y resultados. Rimet continúa siendo el presidente que más tiempo ha presidido la organización con 33 años de militancia y el segundo y último francés que haya ocupado este puesto.