Kashima Antlers de Japón, será el rival de Nacional en la semifinal del Mundial de Clubes

Colombianos y japoneses se enfrentaran este miércoles a las 5:30 a.m. (hora colombiana). El jueves, en el mismo horario, será el turno para el Real Madrid y el América de México

Real Madrid y Atlético Nacional, los dos grandes favoritos para disputar la final del Mundial de Clubes dentro de una semana en Japón, ya conocen sus rivales de semifinales: América de México y Kashima Antlers japonés. (Vea: Nacional llegó a Japón pensando en ser protagonista en el Mundial de Clubes)

En el año de su Centenario, las Águilas llegaron a Japón con el objetivo de sacarse la espina del año pasado, cuando quedaron eliminados en cuartos ante el Guangzhou Evergrande chino, sumando un nuevo fiasco del fútbol mexicano en este torneo.

A la misma hora que el Real Madrid volaba rumbo al país asiático, los mexicanos sufrían para derrotar al campeón asiático, el Jeonbuk Hyundai surcoreano, con dos goles del delantero argentino Silvio Romero en la segunda parte (58 y 74) que sirvieron para remontar el tanto inicial de Kim Bokyung (23). (Lea: America, el gigante del fútbol mexicano que quiere conquistar Japón)

"Cuando uno llega a un club tan grande y tiene la posibilidad de jugar esto (el Mundial de Clubes), marcar dos goles es algo soñado", dijo el delantero en conferencia de prensa, tras haber sido elegido el mejor jugador.

El equipo surcoreano contrarrestó con eficacia el juego de los mexicanos en el primer tiempo, que apenas contaron con ocasiones de gol, salvo un par de llegadas de Oribe Peralta que no acertó a rematar.

Tras ese mal primer tiempo, el veterano técnico argentino Ricardo La Volpe metió en la cancha a Michael Arroyo y José Guerrero para abrir el juego y tener mayor control y los cambios se revelaron acertados.

"Salimos con un sistema de juego, tuvimos más control y protagonismo pero no concretamos. En el entretiempo entraron dos jugadores, cambió el partido y llegaron los dos goles. Ellos, como ya sabíamos, solo crearon peligro en centros, casi siempre frontales, por la altura de sus delanteros y al final, ante el ímpetu del rival por igualar jugamos un poco más atrás", analizó el técnico del América.

El equipo Azulcrema acosó el arco rival hasta que llegaron los goles: el primero en un remate de cabeza de Romero a centro desde la izquierda de Arroyo (58) y el segundo en una volea desde la frontal (74).

El Jeonbuk se lanzó a por la igualada y a punto estuvo de conseguirla en el 89, pero el disparo de Bokyung se estrelló en el lateral de la red, acabando con las esperanzas asiáticas.

El arquero Sohagata, decisivo 

En el segundo partido de la jornada, el Mamelodi Sundowns pecó de ingenuidad y falta de eficacia ante la portería contraria. En la primera parte, los sudafricanos tuvieron al menos cuatro ocasiones claras de gol, pero no acertaron a batir a un acertado Hitoshi Sogahata, el arquero japonés que con sus paradas salvó a su equipo.

En la segunda parte, el campeón africano desapareció de la cancha y los japoneses lo aprovecharon para llevarse la victoria con goles de Yasushi Endo (63) y Mu Kanazaki (88).

Tal como había anunciado la FIFA, en ambos partidos se guardó un minuto de silencio en recuerdo de los jugadores y técnicos del Chapecoense brasileño, fallecidos hace dos semanas en accidente de avión cuando se dirigían a Medellín para jugar la final de la Copa Sudamericana. 

Los japoneses, que ya habían derrotado en la previa a Auckland City (2-1), chocarán con Atlético Nacional el miércoles a las 5:30 a.m. hora colombiana, por un puesto en la gran final del torneo.

Homenaje al Chapecoense 

Un día después se enfrentarán América y Real Madrid, que llegará este domingo a Japón después de conseguir el sábado el récord de partidos invicto en la historia del club blanco (35), ganando al Deportivo de la Coruña por 3-2.

Tal como estaba previsto, en la expedición blanca viajan todos los jugadores a excepción del lesionado Gareth Bale.

Pese al combinado de estrellas de los merengues y su supuesto favoritismo, La Volpe advirtió que con el triunfo ante Jeonbuk su equipo se ha quitado un peso de encima y no descarta la sorpresa: "Nadie cree en nosotros, pero lo que nadie espera puede pasar".