Klose y un desafío histórico

El delantero alemán Miroslav Klose está llamado a liderar el ataque de su selección y a desbancar a Ronaldo de los registros de la Fifa.

Miroslav Klose, en uno de los entrenamientos de Alemania en la ciudad de Porto Seguro. / EFE

Las dudas no demoraron en emerger el pasado 2 de junio, cuando los medios alemanes comunicaron la lista final de convocados para Brasil 2014: solo dos delanteros entre los 23 jugadores y la promesa de que Miroslav Klose sería la referencia en el ataque. Un plan que para muchos sonaba a una auténtica locura.

“Es nuestro único delantero y todo va a depender de su forma física. Esperemos que adquiera un buen nivel y que lo mantenga”, dijo un cauto Rudi Völler, uno de los referentes de la Alemania campeona de 1990. Otra voz prominente, la de Uwe Seeler, mundialista en Inglaterra 1966, denotaba el pesimismo reinante: “no estoy tan seguro de que tener a Klose como delantero nos haga avanzar. Estuvo lesionado al inicio de la temporada y eso genera muchas dudas”.

Ellas se alargaron hasta la semana pasada en Mainz, cuando Alemania se enfrentó a Armenia en el último amistoso de preparación. El tablero mostraba que, al menos de inicio, el equipo jugaba con una formación 4-2-3-1, con Thomas Müller, mediocampista del Bayern München, como único delantero. El 0-0 al final del primer tiempo enfureció aún más a los asistentes.

Hasta que Miroslav Klose, el delantero de 36 años que presta sus servicios al Lazio italiano, entró en el partido en el minuto 67 para sustituir a Müller. Tardó solo diez minutos para anotar un gol de cabeza que lo situó en el cuadro de honor de la selección alemana: su máximo goleador, con 69 anotaciones (por encima de Gerd Müller). Y otros 12 minutos para asistir a Lukas Podolski y sellar una victoria 6-1 antes de emprender el viaje a Porto Seguro, la sede de concentración de cara al primer partido, el 16 junio, ante Portugal.

Allí comenzará un nuevo reto, en especial para Klose: anotar los dos goles que lo sitúen por encima de Ronaldo y lo declaren máximo goleador de los mundiales, un honor que el brasileño les arrebató a los alemanes en 2006 ante su propio público.

Pero en esta ocasión la historia podría darse en sentido contrario. De ahí que esa marca se haya convertido en una cuestión de honor para los europeos e, incluso, en una de las razones por las cuales Podolski y Klose sean los únicos delanteros convocados.

La atención también se ha centrado en la forma física del candidato alemán a convertirse en máximo goleador. Durante la más reciente temporada de la Seria A, Klose disputó 25 partidos (en 22 formó como inicialista) a causa de una lesión de primer grado en el bíceps femoral de la pierna izquierda. Y aunque en los entrenamientos se esfuerza por mejorar su físico, otros elementos son analizados antes de juzgar su rendimiento en la cancha.

“A los 36 años será uno de los delanteros con más edad en el inminente carnaval del fútbol mundial”, resaltó la edición británica del diario Metro, mientras que el periodista deportivo Zafar Houssain se centró en su reciente historial médico: “En la temporada pasada ha sufrido de una inflamación en el pié, problemas en la espalda y un hombro y una lesión pélvica. Al final de temporada, una pequeña lesión lo sacó del juego por cuatro semanas”.

Sin embargo, no hay que dejar de lado su instinto goleador. Ni su experiencia. Eso puede comprobarse en las 14 anotaciones que suma en los mundiales. El primero de junio de 2002, ante Arabia Saudita, registró su nombre por primera vez en los archivos mundialistas de la Fifa, los cuales se extienden hasta el 3 de julio de 2010, en Sudáfrica, donde aportó dos tantos en la goleada 4-0 con que su país apartó a Argentina del camino a la final.

En Brasil, una buena parte del objetivo por dejar en segundo plano los 15 goles de Ronaldo dependerá del buen entendimiento que logre con Mesut Özil, Bastian Schweinsteiger y Mario Götze, los tres volantes que estarán a sus espaldas y tendrán como principal misión crear jugadas de riesgo claras para que el experimentado delantero pueda aprovecharlas.

Ese, en realidad, es el objetivo que obsesiona a Klose: “Cualquiera que me conozca sabe que el récord es una meta individual, pero lo más importante es el equipo. Quiero entrenar tan fuerte que no haya forma de dejarme de lado. Quiero pensar que jugaré”, le dijo a la cadena ESPN.

Por supuesto, sus deseos son seguidos muy de cerca por Ronaldo quien, a pesar de su retiro, no pierde de vista el riesgo de ser reemplazado como máximo artillero. Por eso les hizo una recomendación a sus conciudadanos: “Si pueden, háganle un pequeño mal de ojo a Klose. Sería muy bueno”.

 

[email protected]