Los colombianos de River Plate

Hoy, a las 4:15 p.m. (por Espn), Teófilo Gutiérrez, Éder Álvarez Balanta y Carlos Carbonero jugarán ante Boca Juniors. Conversación.

De izq. a der.: Carlos Carbonero, Álvarez Balanta y Teófilo Gutiérrez posan para la lente de El Espectador. / Santiago Amorós

No hay un partido en todo el continente que atrape tanto como el duelo que esta tarde, desde las 4:15 (Espn), jugarán River Plate y Boca Juniors, en el Monumental. Se trata del Superclásico argentino, nada menos. Y Colombia dirá presente. Por primera vez, tres jugadores de corazón tricolor vestirán la camiseta de la banda roja sobre el pecho blanco. Se trata de Teófilo Gutiérrez, Éder Álvarez Balanta y Carlos Carbonero. Y el tridente de la tierra del café, reunido por El Espectador, anticipa la previa del encuentro que, según el prestigioso diario inglés The Observer, ningún mortal debería perderse.

Hubo jugadores colombianos que dejaron su huella en el clásico más clásico de Argentina. Juan Pablo Ángel, Mario Yepes y Falcao García fueron campeones con River, pero no coincidieron en la época. Balanta, Gutiérrez y Carbonero, en cambio, forman parte del mismo plantel y fueron confirmados como titulares por Ramón Díaz. Justo en tiempos en los que los millonarios necesitan volver a las fuentes, al margen de los desniveles que el equipo mostró en el Torneo Inicial y la Copa Sudamericana. Boca también tuvo futbolistas importados de Colombia. Óscar Córdoba, Mauricio Chicho Serna y Jorge Bermúdez son un pedazo grande de la historia azul y oro. También Fabián Vargas. Sin embargo, en esta décima fecha del campeonato local no habrá representantes nacionales con la camiseta xeneize.

A la hora de la charla, los colombianos de River tratan de despojarse de esa timidez autóctona. Tal vez por haber nacido en Barranquilla, Teo es el jugador más díscolo. Antecedentes sobran, al margen de esa cuestión estrictamente regional. “Los de la costa son más alegres, más extrovertidos, más encaradores, como se dice. Los bogotanos somos más tranquilos”, apunta Carbonero. Aunque Teófilo apuesta a cambiar la imagen. “Se está creando una familia. Y todos nosotros tenemos la ilusión de ganar el campeonato y dejar bien parado a nuestro país, como en cada equipo que jugamos”, reflexiona el atacante de 28 años, que se sorprende cuando el fotógrafo le pide que se ubique en el medio de sus compatriotas a la hora de los flashes. “No digan que soy el más viejo”, bromea, con esa sonrisa típica. Pero la cédula de ciudadanía no miente. Carbonero (23) y Balanta (20) son más jóvenes que Teo. Y no sólo nacieron en Bogotá; también comparten el origen futbolístico en el Club Compensar.

Pero está claro que la excusa de esta cumbre de colombianos es hablar del Superclásico. Y el ida y vuelta de preguntas y respuestas sucede antes de un duelo picante que será custodiado por 1.200 agentes de la Policía Federal. Incluso, a pesar de que no habrá hinchas visitantes, por la política de seguridad.

¿Sabían que es la primera vez que van a jugar un Superclásico tres colombianos con River Plate? ¿Qué significa formar parte de este partido tan especial?

Gutiérrez: Es un orgullo muy grande para nosotros y para todos los colombianos que podamos representarlos en un partido tan importante, aquel en que todo jugador soñó con estar. Ojalá podamos hacer flamear la bandera tricolor con un triunfo ante Boca.

Carbonero: En Colombia siempre veía los partidos. Recuerdo que me ilusionaba con poder jugarlo. Tener la posibilidad de vivirlo desde adentro es algo espectacular. Dios quiera podamos ganar y darles una alegría a los hinchas de River y a nuestro país.

Balanta: Los clásicos te dan reconocimiento a nivel nacional e internacional. Y jugarlo con dos compatriotas es más especial.

¿Qué River-Boca recuerdan? ¿Tal vez alguno en el que se enfrentaron Ángel y Yepes contra Bermúdez, ‘Chicho’ y Córdoba?

Gutiérrez: Yo tengo muchas imágenes de los clásicos, no me perdía ninguno por televisión. Ahora mismo se me viene a la cabeza uno que ganó River en La Bombonera con gol de Cavenaghi hace nueve años. Sería lindo poder repetir aquella actuación.

Balanta: Era muy chico. Tal vez los vi, pero los recuerdo poco, no estaba sintonizado con observar esas cosas. Sería muy bueno que podamos escribir nuestra propia historia este domingo.

Carbonero: Yo tampoco puedo hablar de un partido en particular. Lo que sí tengo claro es que tenemos que disfrutar cada minuto, porque es un duelo aparte.

¿Y se puede disfrutar un partido de esta naturaleza, con tanta presión?

Balanta: Yo trato de tomarlo todo con tranquilidad, sé que hay muchas expectativas puestas en el partido, pero me mantengo con calma y espero que llegue el momento. Cuesta disfrutar, más en una persona como yo. Se siente una responsabilidad grande.

Carbonero: Obviamente, uno goza la previa. Porque cuando empieza a rodar el balón, todos los nervios afloran. Lo que tenemos que hacer, justamente, es no ponernos ansiosos, porque eso nos puede jugar una mala pasada.

Gutiérrez: Yo les digo a los muchachos que hay que divertirse dentro de la cancha. Jugar con mucho juicio, porque eso no se negocia. Cada uno lo debe vivir a su manera, algunos más tranquilos, otros más nerviosos, pero todos contentos de protagonizar este Superclásico.

Éder, Carlos, ahora que se le abrió el arco a ‘Teo’, ¿hay que esperar que se destape en el Superclásico?

Balanta: A ‘Teo’ lo veo bien, enchufado. Es muy importante su presencia en el área. Ojalá siga convirtiendo. Necesitamos su contundencia.

Carbonero: ‘Teo’ viene haciendo cosas muy importantes para este grupo, es fundamental que haya empezado a mostrar todo lo que sabe en el área rival. Le tengo fe para este domingo.

‘Teo’, usted va a tener que responder ante semejante manifestación de confianza.

Gutiérrez: Es muy bueno el respaldo de los compañeros. Además, siempre me fue bien contra Boca. Este clásico lo vengo esperando desde hace mucho tiempo. La cancha va a estar llena de hinchas de River, vamos a sentir el apoyo desde el primero hasta el último minuto y tenemos claro que hay que dejar hasta la última gota de sudor en el terreno.

¿Y cómo está River?

Gutiérrez: Hemos crecido. El equipo fue de menor a mayor. Estamos haciendo una buena campaña en la Copa y en el campeonato. Creo que llegamos en un momento ideal para jugar contra Boca.

Balanta: Estamos mejorando, de a poco hemos encontrado el equipo y los triunfos ayudan. Queremos seguir por este camino, ese es el objetivo.

Carbonero: Sabemos que tenemos un gran equipo y creemos en el potencial de nuestras individualidades. Todavía hay cosas por mejorar, pero los resultados nos han brindado una confianza indispensable.

¿Cómo se le gana a Boca?

Gutiérrez: Vamos a tener que esforzarnos mucho, porque Boca es un equipo aguerrido físicamente, que corre mucho y no da por perdida ninguna pelota. Y, claro, además tiene a Riquelme, que es el líder indiscutido, el que maneja todo.

Balanta: La verdad, no tengo una respuesta. Tampoco sé el planteamiento que vayan a mostrar para este partido. Tienen jugadores importantes, a los que debemos neutralizar, pero todos los partidos son diferentes, sobre todo los clásicos, y veremos cómo se da.

Carbonero: Riquelme es un gran jugador. También Gago. Son futbolistas de primera categoría. No podemos descuidarnos y tenemos que lastimar cada vez que tengamos la pelota.

¿Hubieran preferido que no jugara Riquelme?

Carbonero: Todos sabemos la calidad de jugador que es Román. Seguro que habríamos tenido algo de ventaja si no hubiera jugado. Pero no tenemos que preocuparnos sólo por él, también, por el resto de los jugadores, que son buenos en sus puestos.

Gutiérrez: Yo prefiero jugar contra rivales de la magnitud de Román. Es un jugador exquisito. Va a ser un lindo desafío para nosotros poder enfrentarlo.

Balanta: Siempre es lindo tener la posibilidad de jugar estos partidos y más cuando hay jugadores de tanta trascendencia como Román, Gago o Juan Manuel Martínez, pero nosotros también tenemos muy buenos valores y ojalá podamos sacar diferencias y ganar los tres puntos.

Sus celebraciones

Se divierten Teo, Carbonero y Balanta cuando El Espectador pregunta por el festejo en el caso de que alguno de los integrantes de la Legión colombiana pueda convertir. “No tenemos nada preparado”, dice Gutiérrez, aunque la semana pasada, después del gol que convirtió ante Liga de Loja, patentó un bailecito con Carbonero. “Ahora tenemos que bailar el Carro Loco. Es una forma de expresar alegría. En Colombia los festejos casi siempre se hacen con un baile particular. Y esta no será la excepción”, dice Balanta. Y todos sus compatriotas, sin excepción de camisetas, esperan que, en el anochecer de Núñez, River baile a Boca al compás  colombiano.