Los días felices de Messi

La selección de Argentina clasificó de forma invicta a semifinales de la Copa América Centenario, instancia en la que enfrentará el martes a Estados Unidos. Los argentinos son firmes candidatos a revalidar un título que se les resiste desde 1993.

El capitán de la selección de Argentina de fútbol  Lionel Messi tiene en sus manos la posibilidad de ser campeón de la Copa América, un título que tiene pendiente con la afición albiceleste .  / EFE
El capitán de la selección de Argentina de fútbol Lionel Messi tiene en sus manos la posibilidad de ser campeón de la Copa América, un título que tiene pendiente con la afición albiceleste . / EFE

La Argentina de Lionel Messi se ha convertido, a base de buen juego y goles, en la principal favorita para ganar la Copa América Centenario con el permiso de Chile, que el sábado también presentó su firme candidatura a repetir título, tras golear a México 0-7 en cuartos de final.

Los datos avalan la buena trayectoria de la albiceleste en un torneo en el que es la única selección que sigue invicta y en el que lleva anotados catorce goles contra sólo dos recibidos en los cuatro partidos disputados.

En busca de su decimoquinta corona continental, que la igualaría con Uruguay, los hombres de Gerardo Tata Martino basan su juego en la fortaleza de todas sus líneas y en la calidad de sus hombres, especialmente en la parcela ofensiva, con Lionel Messi a la cabeza.

El delantero del Barcelona, que llegó tocado a Estados Unidos, empezó de suplente los tres primeros partidos para ir ganando minutos paulatinamente, lo que no le ha impedido ser el máximo goleador de su selección con cuatro tantos.

Pero el 10 no ha sido el único jugador destacado. La seguridad de Sergio Romero en la portería se ha visto acompañada por la fortaleza de una línea defensiva en la que han contribuido con su trabajo Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo o el veterano Javier Mascherano.

En la zona central han destacado también los buenos minutos de hombres como Éver Banega o Nicolás Gaitán, que han sabido cubrir la ausencia por lesión de Ángel Di María, quien no ha vuelto a jugar desde el segundo partido de la competición.

Y en el ataque, Gonzalo Higuaín ha respondido a lo que necesitaba el equipo con su lucha y los dos goles que abrieron el camino de la victoria en cuartos de final ante Venezuela.

Tras lo visto hasta ahora, los argentinos son firmes candidatos a revalidar un título que se les resiste desde 1993, aunque para ello antes deberán ratificar su condición de favoritos en semifinales ante los Estados Unidos y superar en la final al vencedor del otro cruce, el que enfrentará a Colombia y a Chile.

En el caso de que fuesen los chilenos sus contrincantes en el último partido, el equipo del Tata Martino tendría la oportunidad de vengar la final de 2015, en la que la Roja se impuso en la tanda de penaltis.

“Más allá de que es el local nuestro, es un rival interesante porque tiene muy buenos jugadores. Es un equipo muy duro, fuerte físicamente, que intenta tener posesiones largas, llega con laterales por fuera”, señaló el argentino, quien con el gol que le anotó a Venezuela sumó cuatro en esta Copa América e igualó el récord de Gabriel Ómar Batistuta como máximo goleador histórico de la albiceleste, con 54 tantos.

Ahora Argentina se enfrentará el martes en Houston con Estados Unidos, que no podrá contar por sanción con el extremo Bobby Wood, el medio Jermaine Jones y el interior Alejandro Bedoya. Argentina suma catorce copas América en las 44 ediciones disputadas en los últimos cien años, un título menos de los que atesora Uruguay, a la que podría alcanzar en lo más alto del palmarés si se hace con un trofeo cuya final será el próximo 26 de junio en East Rutherford, cerca de Nueva York.

En tercera posición del podio histórico se sitúa Brasil, con ocho copas, seguidas de Paraguay y Perú, con dos cada una, y Bolivia, Colombia y Chile, que vencieron en una ocasión.

Será la octava vez desde 1987 que la albiceleste acaba entre los cuatro primeros, ya que hasta esta edición llevaba en ese período siete semifinales y dos títulos (1991 y 1993).