Los jóvenes argelinos hacen historia

Por primera vez en su historia en los Mundiales, Argelia logró su pase a la segunda ronda luego de empatar a un gol frente a Rusia.

El alemán Thomas Müller celebra el único gol de partido. En su cuenta personal ya suma cuatro. / EFE

 Atrás queda el amargo recuerdo del Mundial del 82, tras el partido arreglado entre Alemania y Austria que provocó su eliminación. Ahora tendrán en octavos de final la oportunidad de revancha frente a los teutones. Con cuatro puntos son el segundo equipo africano en pasar a la siguiente ronda.

Los rusos soñaban con estar allí gracias al golazo de Alexander Kokorin a los seis minutos de partido. Los ataques de los europeos continuaron y los africanos parecían no despertar. Sin embargo, ya pasado el primer cuarto de partido, Argelia reaccionó y se apropió de la pelota. En varias oportunidades apareció el joven Islam Islimani, centrodelantero africano que puso a temblar a los aficionados europeos, quienes suspiraban cada vez que terminaba un ataque argelino. Se terminó la primera mitad y por el momento Rusia se clasificaba.

Arrancando el segundo tiempo Rusia tuvo la oportunidad de oro para liquidar el partido. Un pase filtrado de Kokorini cayó en los pies de Shatov, pero la rápida reacción del arquero Rais Mbolhi evitó el segundo tanto. Argelia reaccionó y su gol llegó en una jugada de pelota parada a los 60’ gracias a un cabezazo de Slimani, la figura africana del Mundial. Un tanto que también tuvo complicidad del portero ruso por su salida en falso.

En el epílogo del partido Argelia aguantó, Slimani fue figura, pero la estrella de la noche fue el portero Mbolhi, quien en varias oportunidades salvó el arco africano.

Temas relacionados