Los pecados de la Conmebol en escándalo de la FIFA

Investigadores determinaron que varios dirigentes de la Federación 'recibieron millonarios sobornos', cinco fueron capturados.

Nicolás Leoz, expresidente de la COnmebol. Foto: AFP

Los cimientos de la intocable FIFA comenzaron a temblar. El Departamento de Justicia de Estados Unidos, en una maniobra sin precedentes, coordinada con el FBI y la agencia tributaria, develaron en un tribunal federal en Nueva York los detalles de la acción legal contra nueve directivos de la FIFA y cinco empresarios implicados en una trama de corrupción que duró 24 años, diseñada para enriquecerse con el fútbol.

Las autoridades estadounidenses esperan que este caso sirva para marcar un nuevo “comienzo” en los órganos que gobiernan este deporte en el mundo.

El total del fraude asciende a 150 millones de dólares, bajo la forma de sobornos para la obtención de contratos vinculados a los derechos internacionales de los torneos y promoción en general del deporte. La explicación la entregó la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, en rueda de prensa. “Dos generaciones de directivos del fútbol, incluyendo dos presidentes de confederaciones de la FIFA (Concacaf y Conmebol) han utilizado su posición dentro de estas organizaciones para pedir dinero en cambio de derechos comerciales para diferentes torneos”.

En total se presentaron 47 cargos contras los acusados, que incluyen sobornos, chantajes, fraude y conspiración para el lavado de dinero. Entre los denunciados se encuentran los suramericanos Eugenio Figueredo (expresidente de la Conmebol), Rafael Esquivel (miembro de la Conmebol y presidente de la Federación Venezolana de Fútbol), José María Marín (ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol), Nicolás Leoz (ex miembro del Comité ejecutivo de la FIFA y ex presidente de la Conmebol) y Alejandro Burzaco (principal accionista de Torneos y Competencias, empresa de marketing basada en Argentina, y sus afiliadas), “los directivos que han sido acusados siguieron con esa idea de promoción pero lo hicieron con codicia, lo que los llevó a utilizar su puesto a cambio de dinero”, advirtió Attorney Currie.

Lynch desmenuzó uno de los casos de corrupción que los acusados llevaron a cabo con la Copa América Centenario. “Sobre este evento averiguamos que en vez de un evento deportivo se ha utilizado como vehículo para llenar algunos bolsillos hasta 106 millones de dólares, es decir casi un tercio de los costos legítimos de los derechos del torneo”, explicó.

Millonarios sobornos en la Conmebol

Las copas América y Libertadores son la soga en el cuello de los dirigentes de la Conmebol, en especial de Nicolás Leoz. El expresidente de la Confederación Suramericana de Fútbol aparece en la investigación revelada por la fiscalía de Estados Unidos. Pidió múltiples pagos para aceptar los derechos de televisión y sponsors de los torneos: a Traffic, que fue la empresa que tuvo los derechos del torneo continental de selecciones de 1987 a 2011, le solicitó un pago para firmar el contrato (algo que también hizo para todas las copas América que se realizaron hasta 2011).

De otro de los implicados suramericanos, Rafael Esquivel, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, se menciona que recibió sobornos para los derechos de trasmisión de la Copa América 2007.

Mientras que Eugenio Figueredo aparece en los sobornos a Datisa por 110 millones de dólares para la Copa América Centenario. También son mencionados Jeffrey Webb, Rafael Esquivel, José María Marín y Nicolás Leoz.

De la Copa América 2015, el presidente del fútbol chileno, Sergio Jadue, negó haber recibido sobornos por entregar los derechos de televisión, todo en el marco del escándalo de corrupción que involucra a altos jerarcas de la Fifa.

Tras la detención de siete ejecutivos de la Fifa, en Zúrich, acusados de corrupción a petición de la fiscalía de Estados Unidos, la investigación involucró a la empresa Datisa, a la cual se acusa de haber entregado 1,5 millones de dólares a Jadue para entregar los derechos de la Copa América que se inicia el próximo 11 de junio.

Jadue respondió inmediatamente a las acusaciones asegurando que efectivamente había recibido la cantidad de dinero pero "como concepto de anticipo por la realización de Copa América". "Por lo que a mí respecta y la ANFP, recibimos un millón y medio de dólares y tenemos comprobante de eso del 26 de diciembre del 2013", afirmó Jadue a Teletrece radio de Chile, y negó que el dinero haya servido para sobornarlo.

"Lo que aparece en la investigación es a medias, porque en 2013 hubo un anticipo de un millón y medio de dólares por la Copa América por los derechos de televisión, pero eso quedó en la cuenta corriente de la Federación", reafirmó Jadue.

Cronología

El 15 de julio de 2013: Daryll Warner, hijo del acusado Jack Warner y un ex oficial de desarrollo de la FIFA, se declaró culpable de dos cargos que lo acusaron de fraude electrónico y la estructuración de las transacciones financieras.

El 25 de octubre de 2013: El acusado Daryan Warner se declaró culpable de los tres cargos que lo acusaron de conspiración de fraude electrónico, conspiración de lavado de dinero y la estructuración de las transacciones financieras. Warner paga más de 1,1 millones en el momento de su declaración de culpabilidad y se compromete a hacer un segundo pago en el momento de la sentencia.

El 25 de noviembre de 2013: Charles Blazer, el ex secretario general de la Concacaf y un ex miembro del comité ejecutivo de la FIFA, se declaró culpable de una información de 10 cargos que lo acusaron de conspiración de crimen organizado, conspiración de fraude electrónico, conspiración de lavado de dinero, evasión de impuestos y la falta de presentación a un informe del Banco Exterior y Cuentas Financieras (FBAR). Blazer perdió más de $ 1,9 millones en el momento de su declaración y aceptó pagar una segunda cantidad que se determinará en el momento de la sentencia.

El 12 de diciembre de 2014: José Hawilla, propietario y fundador de la Agrupación Traffic, el conglomerado de marketing deportivo de Brasil que tuvo los derechos de la Copa América, se declaró culpable de cuatro cargos que lo acusaron de conspiración de crimen organizado, conspiración fraude, lavado de dinero conspiración y obstrucción de la justicia. Hawilla también acordó entregar más de 151 millones dólares, $25 millones de los cuales se pagaron en el momento de su declaración.

El 14 de mayo de 2015: los acusados Traffic Sports EE.UU. y de Traffic Sports International se declararon culpables de conspiración de fraude electrónico.