Louis Van Gaal: un estratega que da un paso al costado

El técnico holandés, que debutó como futbolista en el Ajax de ese país, deja la dirigencia después de 26 años de trayectoria. Deja un amplio legado en los equipos que dirigió.

Louis Van Gaal, técnico holandés. Foto: AFP

Hace 26 años, en septiembre de 1991, el holandés Louis Van Gaal debutó como técnico en el poderoso equipo Ajax de Ámsterdam, un club con larga historia en el deporte rey. Esta semana, después de una exitosa carrera deportiva y con el orgullo de haber cosechado títulos en todos los países en los que dirigió diversos oncenos, el prestigioso entrenador puso fin a su faceta como entrenador argumentando problemas personales. (Puede leer: Louis Van Gaal se retira como entrenador)

A sus 20 años, en 1971, Van Gaal hizo su debut como futbolista en el equipo Ajax, el mismo club que lo vería surgir como entrenador. Sin embargo, en ese momento su posición en el medio campo era ocupada por jugadores estrellas de su país como Johan Cruyff, Johan Neskens y Arnold Muhren. Esa circunstancia lo llevó a buscar minutos en el Royal FC Antwerpen de la segunda división de Bélgica. Allí jugó tres temporadas hasta que volvió al fútbol de su país, para  defender los colores del equipo SC Telstar.

Después de una temporada sin mayores sorpresas, al final fue fichado por el Sparta Rotterdam, donde permaneció entre 1978 y 1986. En esa institución jugó la mayor parte de su carrera como futbolista, disputando 248 partidos en ocho temporadas y marcando 26 goles. Finalizó su carrera como jugador en el conjunto AZ Alkmaar, donde intervino durante la temporada 1986-1987, jugando 17 partidos.

Luego de su retiro, Van Gaal continuó ligado al AZ Alkmaar, esta vez como parte del cuerpo técnico de Hans Eijkenbroek. Un año después, tomó las inferiores del Ajax aunque duró poco. Sin embargo, su desempeño llamó la atención del exitoso Leo Beenhakker, quien lo nombró asistente técnico en la época dorada del club insignia de Ámsterdam. Al cabo de dos temporadas,  Beenhakker fue contratado por el Real Madrid y en el Ajax lo reemplazó  Van Gaal. (Lea: "Hay partidos en los que me he aburrido mucho": Van Gaal)

Durante su primera temporada como técnico (1991-1992), Van Gaal superó con creces las expectativas y ganó la copa UEFA. En la siguiente campaña ganó la copa y la supercopa holandesa e inició así una de las eras más gloriosas de la historia del club. Bajo su dirigencia, el Ajax ganó tres ligas (1994-1995-1996), tres Supercopas (1993-1994-1995) y una Copa (1993) a nivel local. En cuanto a títulos internacionales ganó, una copa UEFA (1992), una Copa Intercontinental (1995), una Liga de Campeones (1995) y una Supercopa de Europa (1995).

En ese mítico Ajax de Amsterdam, Van Gaal resaltó aspectos como la disciplina táctica, el despliegue físico y la práctica de un fútbol atractivo. Además, durante ese mismo periodo, el técnico holandés hizo surgir a promesas como Edgar Davids, Clarence Seedorf, Patrick Kluivert o Mark Overmars, quienes a pesar de su corta edad lograron consolidarse como titulares en un plantel que lo ganó todo en Europa.

Esa primera etapa en el futbol holandés terminó en 1997 cuando el FC Barcelona, tras una regular temporada al mando de Boby Robson, buscó a Van Gaal. Al llegar al “Barca”, el estratega confirmó su fama de hombre polémico al declarar: “He ganado más títulos en seis años con el Ajax que el Barcelona en todo un siglo”. En esa primera temporada en el banquillo blaugrana, Van Gaal alimentó su reputación de técnico ganador. (Puede ver: La divertida 'pataleta' de Van Gaal en el partido contra Arsenal)

Se consagró campeón en la Liga, la Copa del Rey y la Supercopa de Europa, con un plantel que contó con futbolistas de la jerarquía de Pep Guardiola, Luis Enrique, Figo y una excepcional figura, el brasileño Rivaldo. En la segunda temporada, Van Gaal ganó por segunda vez la Liga (1999) con destacadas actuaciones de cinco compatriotas suyos, Zenden, Kluivert, Cocu y los hermanos De Boer, con quienes reforzó la plantilla.
 
Luego de su tercer año con los culés, el proyecto Van Gaal empezó a decaer. Fue eliminado por el Valencia en semifinales de la Liga de campeones, quedó segundo en Liga detrás del Deportivo La Coruña y tuvo que retirar el equipo de la Copa del Rey por falta de jugadores, pues la mayoría del plantel tuvo que asumir diversos compromisos con sus respectivas selecciones. En el 2000 se colmó la paciencia de la dirigencia y la afición barcelonista.

Ese año el único título conseguido fue la copa catalana, aunque el holandés le dio la oportunidad a dos jóvenes que terminaron siendo leyendas de la institución: Xavi Hernández y Carles Puyol. Pese su regular temporada en el Barcelona, la selección holandesa creyó en su experiencia y lo nombró director técnico (2000-2001). Duró poco en su paso por la “Naranja Mecánica” y al no poder cumplir con el objetivo de clasificar al mundial, terminó renunciando un año después.

En 2002, el presidente del FC Barcelona, Joan Gaspart Solves, decidió darle una segunda oportunidad en el banquillo catalán (2002-2003). En esta segunda etapa no pudo contratar los jugadores que quería y ficharon al argentino Juan Román Riquelme, un jugador que según él significaba tener 10 jugadores en el campo al momento de defender. Otra decisión controvertida fue prescindir de una de las figuras del club, Rivaldo. Tiempo después el brasileño declaró: “A mí no me gusta Van Gaal y, seguramente, yo a él tampoco”.

El club catalán no logró entender la idea de juego de Van Gaal y volvió a salir de la institución. Firme a su filosofía de confiar en los talentos jóvenes, antes de irse le dio la oportunidad al arquero Víctor Valdés y a otro estelar del fútbol español, Andrés Iniesta. Entonces volvió a su país a dirigir al AZ Alkmaar (2005-2009).  En este club se consagró campeón de la Eredivisie (2008-2009) y esa buena campaña le sirvió para ser llamado por otro grande de Europa.

El Bayern Múnich fichó al holandés (2009-2011) para suceder una exitosa campaña al mando de  Jupp Heynckes. En el banquillo del histórico equipo alemán, fue campeón de la Bundesliga (2010), la DFB Pokal (2010) y la Supercopa alemana (2010). En la Liga de Campeones, Van Gaal tuvo gran desempeño, pero perdió la final con quien fue su asistente técnico en Barcelona, José Mourinho. Finalmente, Van Gaal fue destituido tras ser eliminado en octavos de la Liga de Campeones.

En 2012, la selección holandesa lo volvió a contratar para clasificar al mundial. Superó la meta y clasificó invicto en la eliminatoria. Sin embargo, previo a la disputa mundialista, Van Gaal anunció que una vez terminara el mundial, dejaría el equipo. En fase de grupos aplastó a una de las selecciones candidatas España, por marcador de 5-1. También logró derrotar a las selecciones de Australia y Chile.

Su campaña mundialista terminó en el encuentro con Argentina en semifinales, en la que los holandeses quedaron eliminados en la tanda de penales. En la disputa por el tercer puesto, derrotó al combinado brasileño 3-0. Concluido el mundial, Van Gaal cumplió su palabra y salió del seleccionado. Se fue para el Manchester United de Inglaterra y allí estuvo hasta 2016, pero fue duramente criticado por su decepcionante rendimiento pese a las millonarias contrataciones.

Aunque enderezó el rumbo al final de su primera campaña y clasificó el equipo a la Liga de Campeones, las expectativas no se cumplieron. En la segunda temporada fue eliminado en fase de grupos, también quedó por fuera en la Copa de la Liga y terminó quinto en la Premier League. Pese a no cumplir los objetivos en las tres competiciones, tuvo su revancha en la FA Cup y consiguió su último título como entrenador al derrotar en la prórroga al Crystal Palace.

Esta semana, el polémico Louis Van Gaal le dijo adiós a los banquillos técnicos tras haber ganado 15 títulos nacionales y cinco internacionales. Durante su larga trayectoria fue admirado y odiado con pocos puntos medios y mantuvo su convicción en un estilo de juego llamado el “futbol total”. Deja una historia importante, muchos futbolistas que surgieron gracias a su olfato para descubrir talentos y un legado como entrenador que será recordado.