La lucha de poderes por la AFA agudiza la crisis del fútbol argentino

La lucha es entre el gobiernos, los clubes grandes y las instituciones chicas. La disputa no es sólo por el ente que regulador, también es por los derechos de televisión del torneo en donde hay millones de por medio.

AFP

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) sigue en crisis, en una pelea por los derechos de transmisión de TV, una disputa de poderes entre el gobierno, los clubes grandes y los clubes chicos, con un posible paro de actividades.

Desde la muerte de Julio Grondona, el caudillo que gobernó la AFA de 1979 hasta 2014, la casa madre del fútbol argentino acumula una crisis que la mantiene intervenida por una Comisión Normalizadora de la FIFA, cuyo mandato acaba el 30 de junio.

El panorama político no escapa al económico, ya que se encuentra en discusión el final del Fútbol Para Todos, un programa por el cual el gobierno de Cristina Kirchner (peronista de centroizquierda, 2007-2015) había comprado los derechos de transmisión del fútbol y televisaba los partidos gratuitamente. (Vea: Clubes argentinos amenazan ante la FIFA con la suspensión del toreneo en el 2017)

Ahora, luego de ocho años de fútbol gratuito, el presidente Mauricio Macri (alianza de centroderecha) busca terminar el Fútbol Para Todos de cara al 2017, para volver así a un esquema en el que los usuarios paguen por ver los partidos.

Por otro lado, los clubes, que acumulan críticas contra la Comisión Normalizadora de la FIFA, necesitan el dinero que ingresa por los derechos televisivos, en un escenario que los encuentra divididos en dos grupos y pugnando por poner un candidato cuando se vuelva a elegir un presidente en la asociación que tiene a Lionel Messi como bandera.

El gobierno se mete en el fútbol 

No ha aparecido todavía un candidato del gobierno de Macri, que impulsa la implementación de una Superliga por fuera de AFA, en la que se habilite el ingreso de Sociedades Anónimas Deportivas, en oposición al actual modelo de Sociedades Civiles Sin Fines de Lucro.

Como Armando Pérez, dirigente del club Belgrano y presidente de la Comisión, viene de padecer una trombosis pulmonar, la conducción de la AFA intervenida está en manos de Javier Medín, un abogado vinculado a Boca Juniors, y cercano al presidente Mauricio Macri.

Los clubes más importantes del fútbol argentino se agrupan bajo la figura de Marcelo Tinelli, el presentador número uno de la televisión argentina y vicepresidente del club San Lorenzo, y de Rodolfo D'Onofrio, mandatario en River Plate.

Fuera de la alianza queda Boca, el club del que fue presidente Mauricio Macri de 1995 al 2007, cuyo máximo dirigente actual, Daniel Angelici, se encolumna detrás de su antecesor en el cargo.

Esta alianza de clubes grandes busca posicionar a Tinelli como presidente de la AFA, luego de la fallida elección de diciembre del 2015, en la que el vicepresidente de San Lorenzo quedó empatado 38 a 38 con el entonces mandatario de AFA, Luis Segura. Además, estos clubes quieren que se impulse un nuevo estatuto, donde los grandes tengan más poder de decisión en los sufragios.

'Chicos' al borde de la quiebra 

La agrupación denominada "Ascenso Unido", con los clubes de las categorías de ascenso, es la que esgrime reclamos más encendidos en la pugna por el poder de AFA.

Claudio "Chiqui" Tapia, presidente de Barracas Central de la tercera categoría, es el candidato natural de "Ascenso Unido", que el jueves juntó los apoyos de los 50 presidentes necesarios para convocar a una asamblea extraordinaria de la que podría salir elegido un presidente, el 15 de febrero.

"Ascenso Unido" agrupa al conjunto de clubes más asfixiados por el final del Fútbol Para Todos y por una deuda de 21 millones de dólares que mantiene la AFA. Ellos piden elecciones con el vigente estatuto, por el que tienen la mayoría de los votos. Y argumentan que si no aparecen más recursos, el campeonato argentino entrará a un paro y no comenzará. 

Temas relacionados