“Luis Suárez es un animal”: Diego Forlán

El delantero charrúa elogia a su compatriota, que aún no ha podido debutar en la Copa América. Su selección se mide este jueves (6:30 p.m.) a Venezuela.

Diego Forlán juega actualmente en el Peñarol de Uruguay.
Diego Forlán juega actualmente en el Peñarol de Uruguay.

Diego Forlán fue y es un goleador nato, ahora en las filas de Peñarol, apurando una carrera de lo más exitosa, con una Premier y una FA Cup (Manchester United), y la Liga Europa y la Supercopa Europea (Atlético de Madrid), además de dos Botas de Oro, una con el Villarreal en 2005; otra con el equipo colchonero, en 2009. Tras el reinado de Leo Messi y Cristiano Ronaldo como pichichis europeos, ahora su amigo y compatriota Luis Suárez, delantero del Barcelona, le sucederá en el galardón dorado después de haber firmado 40 tantos. “Es un animal”, le define Forlán.

¿Qué supone para Uruguay que su delantero sea Bota de Oro?

Es algo espectacular, es el goleador y eso solamente puede significar que lo ha hecho bien. Es impresionante.

¿Y qué supone para un delantero este reconocimiento?

Obviamente es un orgullo. Pero uno no presume de ello, porque el delantero juega para marcar y para ayudar al equipo. Yo no soy de creerme nada, porque nunca en mi vida pensé en la posibilidad de ganar la Bota de Oro, ni ser el goleador de España ni de Europa. Y más viendo a los jugadores que había. Tenerlo es algo que encanta, pero cuando empezaba la temporada pensaba en ayudar, no en salir como el goleador. Entre otras cosas porque mis equipos (Villarreal y Atlético) peleaban por ir a la Champions, no por los campeonatos.

Usted se mezcló entre Ronaldo y Messi en 2009 y ahora, siete años después, lo ha hecho Luis Suárez. ¿Eso le da más valor?

Tiene el valor que tiene. Conseguirlo con o sin ellos como rivales es impresionante. Es cierto que juega en un gran equipo y que, como futbolista inteligente que es, sabe aprovechar el trabajo de Messi y Neymar. Pero hubo otros al lado de Leo y no marcaron.

¿Considera que usted y Luis Suárez son similares en el juego?

No mucho. Su éxito ha vuelto a subrayar la figura del delantero centro después de un tiempo en que se instaló la moda del 9 falso. Además, Cristiano y Messi no juegan fijos sino que tienen más movilidad. Eso no quiere decir que Luis no vaya a las puntas, pero no es como podía serlo, por ejemplo, Van Nistelrooy, que aún era más delantero centro.

¿Eso se tiene o se forma?

Eso viene con vos. Y es maravilloso, porque para mí el gol es la responsabilidad más bella del fútbol. Y la de los porteros es la más fea porque sufren un tanto… Aunque para nosotros a veces también nos afecta el no meter goles, porque eso significa que no cumples con tu trabajo.

¿Debe ser egoísta un delantero?

No. ¿Por qué? Hay delanteros que sí que lo son, que sólo viven del gol, y ayudan al equipo. Pero Luis juega para los demás y así los goles vienen solos. Eso no quita que no tenga hambre. Al revés: es un futbolista que piensa siempre en la portería rival.

¿Cree que los defensas se temen una dura batalla antes de empezar?

Sí, pero no sólo por su pelea, sino por lo determinante que es a la hora de definir. Tiene recursos y los utiliza dependiendo de la situación. Por eso decía que el gol va con vos, porque es intuición pura.

¿Suele hablar con Suárez de fútbol?

Claro. Nuestra relación es muy buena desde cuando compartíamos equipo en la selección. Lo que pasa ahora es que chateamos más y siempre le felicito por los goles que hace. Menos cuando son contra el Atlético, que entonces no hablamos del tema…

¿Debió animarle cuando le sancionaron tras el último Mundial?

Charlamos por encima, porque esos momentos son delicados y uno trata de respetar esos lugares íntimos. Uno no saca el tema si no quiere hablar.