Madrid vs. Barcelona, síntesis contra elaboración

El conjunto blanco abre los partidos con centros y disparos lejanos y el cuadro catalán al contragolpe y elaborando.

Barcelona enfrentará este sábado al Real Madrid en el Santiago Bernabéu.//AFP

Es el carácter de un equipo, su funcionamiento, lo que determina el modo de hacer los goles. El clásico de España contrasta dos formas de entender el fútbol. Dos caminos hacia el toque final. De los 22 goles que hizo el Barcelona, 10, casi el 50%, fueron de jugada elaborada en espacios reducidos. De los 30 goles del Madrid en las ocho primeras jornadas de Liga, solo cuatro fueron precedidos por una combinación elaborada en espacios reducidos. Poco más del 10%.

La diferencia la determina la posición de las defensas rivales. Frente a defensas cerradas, bien colocadas junto a una línea de centrocampistas, al Madrid le cuesta más tocar para avanzar hacia el remate, pero dispone de recursos que le permiten sintetizar el ataque. Cristiano y Bale son capaces de marcar goles sin necesidad de generar una situación clara de remate. Esta situación se revela sobre todo a la hora de meter el primer gol, cuando los adversarios defienden el punto del empate, o cuando se adelantan en el marcador y se repliegan.

Los primeros goles son los más valiosos porque permiten lo que se llama abrir la lata. Son los tantos que obligan a los contrarios a exponerse. Los primeros goles del Madrid en esta Liga han sido, sucesivamente, a la salida de un córner (cabezazo de Benzema al Córdoba); a la salida de otro córner (cabezazo de Ramos a la Real); de penalti (Cristiano al Atlético), de cabeza tras un centro lateral (Cristiano al Deportivo); de cabeza tras otro centro lateral (Bale al Elche); de remate desde fuera del área (Modric al Villarreal); de cabeza tras un centro lateral (Cristiano al Athletic); y de penalti (Cristiano al Levante). Una vez vulnerada la portería contraria, el Madrid contragolpea. Ni uno de los 10 goles de contragolpe que ha metido ha sido el primero de su cuenta. En el plano contragolpeador, el número uno ha sido Cristiano con nueve tantos. Chicharito (2), Benzema (1) y Bale (1) le han seguido en esta suerte.

El Barcelona exhibe mayor capacidad de elaborar en espacio reducido. Cuando los rivales se cierran en bloque, el equipo de Messi es más versátil. Lo revela la sucesión de los primeros goles: de jugada elaborada (Messi al Elche); de contragolpe (Sandro al Villarreal); de contragolpe (Neymar al Athletic); de jugada elaborada (Neymar al Levante); de contragolpe (Neymar al Granada); de contragolpe (Messi al Rayo); y de jugada elaborada (Xavi al Eibar).

Cristiano ha participado en cuatro de los ocho primeros goles del Madrid en cada partido. Metió dos de penalti y dos de cabeza. Messi ha participado en seis de los siete primeros goles del Barcelona, en dos como goleador y en cuatro como asistente. Messi falló el único penalti que le concedieron a su equipo. Cristiano ejecutó con éxito los cuatro penaltis pitados al Madrid.

El contragolpe es aquella jugada de ataque que se desarrolla cuando la defensa del equipo contrario está regresando a su posición. Ser eficaz al contragolpe es más sencillo. Es lógico que el Madrid (14) y el Barça (10) hayan marcado casi la mitad de sus goles en estas condiciones. Ahí no se diferencian. Más relevante es el aprovechamiento del balón parado y el disparo desde fuera del área. El Madrid ha metido tres goles a balón parado (tres córners) y el Barcelona ninguno. Desde fuera del área, el Madrid también ha sido más certero (cinco tantos, dos de Chicharito, uno de Modric, uno de James y uno de Cristiano) que su rival (uno solo, de Rakitic). Frente a los ocho goles de cabeza del Madrid el Barcelona ha metido dos.

523993

2014-10-24T14:22:20-05:00

article

2014-10-24T14:22:20-05:00

none

Diego Torres, El País de España

Madrid vs. Barcelona, síntesis contra elaboración

51

4095

4146