La magia de Cristian Zapata regresaría a la titular de Colombia

El defensor quiso ser 10, pues decía que tenía talento con el balón en los pies, pero por su físico le dieron la oportunidad de  ser defensor y ahí se quedó.

AFP

“Yo soy el mago”, decía Cristian Zapata con seguridad. No lo hacía molestando, él mismo se lo creía. Y cómo decirle que no, si en esos pocos partidos en los que jugó de 10 en el equipo Huracán de Corinto, en Cauca, fue la figura. Pero su entrenador Eduardo Molina, viendo su contextura física, talla y potencia, le reconoció su talento pero lo ubicó como defensor central, justo en donde creía que Zapata podría ser mejor. Es más, cuando lo conoció en un juego de la Liga del Valle, Cristian era el líder de la defensa del cuadro rival, sólo que al traerlo a su equipo y tras su insistencia de jugar algunos metros adelante, Molina cedió en algunas oportunidades.

Ya consolidado en la posición de defensor, Molina lo recomendó en el Deportivo Cali y lo envió a unas pruebas. Con guayos viejos, ropa desgastada y la timidez que todavía lo caracteriza, se presentó ante Sergio Checho Angulo, quien se impresionó con su contextura física e inmediatamente, casi sin que tocara el balón y se moviera en la cancha, se lo mostró a Jorge Ambuila, un experimentado defensor del Cali en la década de los 80, que finalmente dio el visto bueno para que Zapata se quedara entrenando con ellos. Con 17 años debutó como profesional y rápidamente salió a Europa, en donde ha actuado con el Udinese de Italia, Villarreal de España y actualmente el Milan de Italia.

Al ver que era un defensor central casi impasable y muy fuerte en el juego aéreo, Eduardo Lara lo incluyó en una carpeta para seguirlo en los próximos partidos de la Liga del Valle. Unos meses después lo llamó para la selección sub-17 y desde entonces, el hoy futbolista de 29 años ha estado en todas las selecciones nacionales, llegando a la de mayores, de la que fue figura en el Mundial de Brasil 2014 y ahora, tras el retiro de Mario Yepes, es el líder de la defensa.

En un Suramericano Sub-20, Colombia enfrentó justamente a Uruguay y, con la ausencia de Hugo Rodallega, Zapata jugó por unos minutos en la mitad del campo. Recuperó un balón en la zona central, cambió de ritmo y en velocidad superó a algunos rivales. Amagó, se sacó a algún otro y tiró un centro preciso para Abel Aguilar, quien definió bien y marcó gol. El partido terminó con triunfo para Colombia y lo primero que Cristian hizo al ver al técnico Lara, fue decirle: “Profe, ¿sí ve que soy un mago?”.

Ante la selección de Bolivia, en la fecha de las eliminatorias suramericanas del jueves 24, no pudo jugar por acumulación de tarjetas amarillas, pero esta tarde frente a Ecuador regresaría a su puesto, haciendo dupla en la zaga junto a Jeison Murillo. “Será un partido muy difícil y complicado. Ecuador está en gran forma y estas han sido unas eliminatorias muy competitivas. No podemos regalar más puntos como nos pasó contra Argentina. Queremos que Barranquilla vuelva a ser nuestra fortaleza”, señaló Cristian Zapata, oriundo de Padilla, Cauca, y quien de jugar, disputará su partido 42 con la selección colombiana de mayores.