Manchester United y Chelsea empatan (2-2) y jugarán desempate

El juego de desempate se realizará en Stamford Bridge.

Antonio Valencia del Manchester United intenta pasar la marca de John Obi Mikel del Chelsea.
Antonio Valencia del Manchester United intenta pasar la marca de John Obi Mikel del Chelsea.AFP

Manchester United y Chelsea empataron 2-2 en partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa inglesa, disputado este domingo en el estadio de Old Trafford, y tendrán que jugar un desempate, esta vez en Stamford Bridge.

El Manchester United se adelantó en la primera parte con goles tempraneros del mexicano Javier 'Chicharito' Hernández (5) y Wayne Rooney (11), pero el Chelsea reaccionó en la segunda parte y empató gracias al belga Eden Hazard (59) y al brasileño Ramires (68).

En el otro partido de cuartos disputado este domingo, Millwall y Blackburn Rovers empataron a cero y los dos equipos, de la segunda división, también tendrán que jugar el "replay".

El sábado, el Wigan y el Manchester City lograron el pase a las semifinales tras golear al Everton (3-0) y al Barnsley (5-0), respectivamente.

En Old Trafford, el partido tuvo dos caras muy diferentes. En el primer periodo, el ñocal Manchester United se mostró muy superior a su rival y pareció dejar la eliminatoria sentenciada en los primeros minutos.

El técnico local Alex Ferguson cambió a los delanteros que se enfrentaron el martes en la Liga de Campeones al Real Madrid (con derrota 2-1 y eliminación para los 'Red Devils') y Wayne Rooney recuperó su puesto de titular, acompañado por el siempre eficiente 'Chicharito', quedándose en el banquillo el holandés Robin van Persie, máximo goleador del equipo.

Hernández volvió a demostrarle a Ferguson que puede confiar siempre en él, pese a no ser titular, y abrió el marcador a los cinco minutos de iniciado el partido, rematando de cabeza un pase largo de un compañero y aprovechando la mala salida del portero checo Petr Cech.

Apenas seis minutos después, Rooney lanzó una falta desde el vértice del área rival y, después de que ningún jugador lograse tocar el balón, sorprendió a Cech, al colarse éste en la valla.

Con un resultado de 2-0 en 11 minutos favorable a los 'Diablos Rojos', la eliminatoria parecía sentenciada para los locales.

Pero el Chelsea, al que sólo le queda la Copa para salvar una temporada decepcionante (también está vivo en la Europa League, pero debe remontar un 1-0 ante el Steaua de Bucarest), reaccionó en la segunda parte y mereció incluso la clasificación.

En la reacción fueron claves los cambios introducidos por el cuestionado técnico 'Blue', el español Rafael Benitez, que sustituyó a unos desdibujados Franck Lampard y el nigeriano Moses, dando entrada a su compatriota John Obi Mikel y, sobre todo, al belga Hazard.

Los londinenses recortaron distancias por medio de Hazard, que conectó un tremendo disparo desde el borde del área que se coló por la escuadra de la meta defendida por el joven español David de Gea (59).

Nueve minutos después, el Chelsea empató con un remate cruzado y ajustado al palo desde el borde del área del brasileño Ramires.

En los últimos minutos, De Gea salvó al Manchester de la eliminación, con varias paradas de mucho mérito, sobre todo en un rechace con el pie a disparo dentro del área pequeña del español Juan Mata y, en el tiempo de descuento, despejando un remate de Hazard.

"Especialmente en la segunda parte, fuimos superiores a ellos, creamos las mejores ocasiones y controlamos el juego", destacó el entrenador interino del Chelsea, que volvió a ser criticado por los seguidores Blues desplazados a Manchester.

Sobre la actuación de su compatriota De Gea, Benítez dijo: "Mata me ha dicho que De Gea hizo una parada extraordinaria, afortunada pero una gran parada".

Ambos equipos deberán disputar el desempate en terreno del Chelsea y el vencedor se enfrentará en semifinales al Manchester City. El ganador del Blackburn-Millwall se jugará con el Wigan el otro pase a la final, después del sorteo celebrado este domingo.

Ambas semifinales se disputarán en el estadio de Wembley el fin de semana del 13 y 14 de abril.