Messi, un fuera de serie

El astro del Barcelona llegó a Estados Unidos como la gran estrella de la Copa América Centenario, y tan solo necesitó treinta minutos para confirmar ante Panamá toda su magia y talento.

Con 30 minutos de juego, Messi ya es el goleador del torneo. / EFE

El diez de la selección Argentina fue recibido como una celebridad en el Soldier Field, de Chicago, un estadio con sesenta mil espectadores coreando el nombre del hombre más popular del fútbol mundial. (Ver también: Con un triplete, Messi debutó en la Copa América Centenario).

"El Tata" Martino había adelantado en la conferencia de prensa que Messi jugaría frente al equipo del istmo, pero nunca confirmó que sería inicialista. Por eso la prensa se sorprendió cuando la "Pulga" apareció entre los suplentes.

Argentina marcó temprano a través de Nicolás Otamendi, pero no pudo mantener el control del partido. En el segundo tiempo intentó definir el encuentro, pero Panamá se paró bien, incluso con diez hombres, ante la expulsión de Aníbal Godoy. Por eso, Martino tuvo que sacar su as bajo la manga, y envió a Messi al terreno de juego, quien aún no está recuperado al ciento por ciento, para que le hiciera el milagro. Y Lionel en solo media hora le solucionó todos los problemas a Argentina con una tripleta para la victoria 5 – 0, sobre el equipo que dirige Hernán Darío “Bolillo” Gómez. Messi volvió a sonreír en la zona mixta. “Lo importante es que la selección respondió otra vez y que sigue en un gran nivel”.

Messi marcó su primera tripleta en las cuatro ediciones de la Copa América que ha disputado. Ante Panamá sumó 53 goles y quedó a dos anotaciones de superar el registró histórico de Gabriel Ómar Batistuta quien se retiró de la selección con 54 tantos convertidos. “Para mí es un orgullo estar tan cerquita de un goleador histórico como es el Bati (Batistuta), pero es lo de menos, lo importante es que la selección respondió”.

El mejor jugador del mundo quedó impresionado por el cariño que está recibiendo en Estados Unidos, un país que lo idolatra, a sabiendas de que el fútbol no es el deporte más popular en esta zona. “Agradecido con toda esta gente por el trato que me dio a mí y a toda la selección de Argentina desde que llegamos a Estados Unidos”, manifestó el crack rosarino.

Messi también ocupa el primer lugar en las redes sociales. En Instagram es el líder absoluto con cuarenta y cuatro millones quinientos mil seguidores que no se pierden ninguna postal que el ídolo de multitudes cuelga en su perfil.